23.8 C
Santa Fe
jueves 2 de diciembre de 2021

Geólogos analizarán la zona del alud en la Ruta 40

Foto: Río Negro

Te puede interesar

Por ahora no hay una fecha prevista de reapertura de la vía que une Villa La Angostura con la Ruta 237 y Bariloche. Ayer se abrió el tránsito en forma controlada en el Camino de los Siete Lagos, pero durante la noche lo volvieron a cortar.


No hay luz, ni agua, y algunos tienen más de medio metro de nieve en la puerta. Además la ciudad está prácticamente incomunicada por tierra, tras el impresionante derrumbe en el kilómetro 2094 de la Ruta 40 que comunica con Bariloche.

El gigantesco deslave es la principal preocupación por estas horas. Ayer se supo que volver a comunicarse con la Ruta 237 llevará más tiempo del previsto.

La acumulación de nieve propició el derrumbe sobre la Ruta 40. No es la primera vez que el sector registra un evento así, aunque nunca había sido de la magnitud del martes pasado. Los pronósticos anticipan un temporal de lluvia y viento para el lunes que viene, por lo cual la situación en el sector podría empeorar.

Un comunicado oficial de Vialidad Nacional precisó la información durante la tarde de ayer. “Durante toda la jornada de hoy (ayer), la zona del derrumbe se mantuvo inestable y continúa el peligro de desprendimiento de material rocoso. Tales circunstancias impiden el despliegue de equipos y maquinaria de despeje hasta que la situación se estabilice. Un equipo de técnicos y geólogos de Vialidad Nacional arribó hoy (por ayer) a la provincia para evaluar los daños y los posibles pasos a seguir”.

“El tránsito entre Villa La Angostura y San Martín de los Andes volverá a ser habilitado a primera hora de este jueves 25 de julio, exclusivamente para vehículos livianos”. Indicó Vialidad Nacional.

Según se supo, un geólogo de Parques Nacionales habría estado en el lugar haciendo una evaluación. En principio habría sugerido dinamitar un sector para evitar otras situaciones similares. “Es una sugerencia a tener en cuenta, todavía no sabemos en qué consistirán los trabajos”, se apuntó.

Volvieron los barcos para ir de Villa La Angostura a Bariloche.
Ayer muchos turistas que todavía estaban varados en Villa La Angostura por el derrumbe se fueron por la ruta Siete Lagos, que por la tarde solo tuvo habilitada una mano en dirección a San Martín, en la modalidad de tránsito asistido. Por la tarde se habilitó una mano para que ingresaran autos hacia Villa La Angostura, pero también esto asistido por Gendarmería y Policía.
Al anochecer, el comunicado de Vialidad Nacional informó que el tránsito se iba a volver a cerrar hasta hoy a la mañana.

“La restricción del tránsito abarca a todo tipo de vehículos y tendrá lugar desde el empalme con la ruta de acceso al Paso Internacional Cardenal Samoré (RN 231) hasta Villa Meliquina (RP 63). Se trata de alrededor de 70 km de la RN 40 que se verán afectados por el corte preventivo”, señaló Vialidad.

“El tránsito entre Villa La Angostura y San Martín de los Andes volverá a ser habilitado a primera hora de este jueves 25 de julio, exclusivamente para vehículos livianos”, indicó el organismo nacional.
De la experiencia de circulación de ayer se supo que hay un tramo de 5 kilómetros entre Pichi Traful y Villarino que presenta una gruesa capa de hielo que no pudieron remover, por lo cual en ese sector se circula a paso de hombre.

Otros turistas y vecinos optaron por la vía lacustre, como era el transporte en la zona hace 70 años. Embarcaciones pequeñas con capacidad hasta para 12 personas comenzaron a realizar viajes hacia Bariloche, a un valor de 2.000 pesos por persona.
Los catamaranes de Villa La Angostura no están autorizados a llegar a Puerto Pañuelo, pero es una alternativa que barajan desde el sector turístico.

El martes por la noche se dispuso un gran operativo de traslado de los turistas que habían quedado bloqueados por el alud. Tres catamaranes que habitualmente hacen las excursiones lacustres se encargaron de transportar unas 750 personas entre Villa La Angostura y Bariloche.

El martes por la noche se dispuso un gran operativo de traslado de los turistas que habían quedado bloqueados por el alud. Tres catamaranes que habitualmente hacen las excursiones lacustres se encargaron de transportar unas 750 personas entre Villa La Angostura y Bariloche.

“Como el volcán, pero peor”

“Es como en el volcán pero peor, porque se suponía que estábamos preparados. Si tuviésemos el tendido eléctrico bajo tierra ahora nos estaríamos ocupando solo de las calles nada más, tendríamos todo resuelto”, dijo Ruth Bargas, vecina de Villa Correntoso.

La frase sintetiza el malestar y la indignación general que viven por estas horas los vecinos de Villa La Angostura.
Hasta este miércoles, a cinco días del temporal, se logró restablecer casi el 70% de la energía eléctrica de la localidad y el agua potable en gran parte de los barrios. En cuanto a las calles, las arterias principales están despejadas, pero recién ayer las máquinas viales avanzaron en la limpieza y despeje de la nieve de las calles internas de algunos barrios.

“Es como en el volcán pero peor, porque se suponía que estábamos preparados”. Ruth Bargas, vecina de Villa Correntoso

“Lo normal es que se caigan árboles o ramas por viento, lluvia o nieve. Lo que no es normal es que se caigan sobre los cables y dejen a todo el pueblo sin luz, agua y hasta calefacción. ¡Habría que haberlos enterrado hace años!”, dijo indignada Ana O’Reilly, vecina de Las Balsas.

El soterramiento del cableado eléctrico es una promesa postergada desde la época de la erupción volcánica. Con el temporal, volvió a ponerse en evidencia la necesidad imperiosa de la obra.

“Lo normal es que en el invierno las calles se tapen con nieve, lo que no es normal es que no haya máquinas en cantidad suficiente para despejarlas en menos de 24 horas”. Ana O’Reilly, vecina de Las Balsas

Turistas contentos con la nieve, pero…

Contrario a lo que se esperaba, los turistas no huyeron en masa de Villa La Angostura. Incluso muchos se pusieron al hombro la situación, a palear nieve, cortar ramas y derretir nieve para cocinar. La calles intransitables se convirtieron en fantásticas pistas de trineos improvisados y el cerro Bayo ostentó una cantidad de nieve que hace décadas no se veía.

“El tema de la luz es sumamente necesario por el teléfono, vamos a comer afuera para cargar los teléfonos. Cuando la familia veía las noticias estaban preocupados. Más que nada el problema principal fue estar incomunicados”, contó Sofía Grimaldi, turista de Azul.

“El tema de la luz es sumamente necesario por el teléfono, vamos a comer afuera para cargar los teléfonos. Cuando la familia veía las noticias estaban preocupados”. Sofía Grimaldi, turista de Azul.

Algunos turistas vivieron el temporal desde el día cero, y se quedaron. “Unos chilenos que se iban a quedar un día y no pudieron pasar por Samoré se quedaron tres al final. Se cayeron árboles y uno de ellos tomó una motosierra que teníamos y cortó las ramas y liberó la calle. Ayudó a un montón de gente e incluso dio la idea de hacer bloques de hielo con la nieve para mantener la heladera”, contó Nylda Fernández, propietaria de un apart.

[comentarios]

Últimas noticias