El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, fue hospitalizado este miércoles por causa de un «malestar», en medio de la crisis que enfrenta su despacho a causa de los incendios forestales desatados en la región amazónica.

Salles, de 44 años, fue ingresado en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia, que en un primer boletín informó que el ministro presenta un «cuadro de malestar» y que será sometido a una serie de análisis «de rutina», y que definió su estado como «estable», sin más precisiones.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue consultados sobre el estado del ministro en una rueda de prensa que ofreció este mismo miércoles junto al mandatario chileno, Sebastián Piñera, quien se desplazó a Brasilia para examinar la situación generada por los incendios en la región amazónica.

«No me he enterado de nada. Es bastante joven, aunque sé que eso no tiene edad», declaró Bolsonaro en relación a diversos rumores, según los cuales Salles habría sufrido un infarto.

«No está con esa pila de nervios. Está muy bien y estamos conversando. Es una persona excepcional, un ministro ejemplar», añadió Bolsonaro.

El Ministerio del Medio Ambiente, que ha reducido los recursos destinados a la fiscalización de la Amazonía, ha enfrentado en las últimas semanas fuertes críticas de grupos ecologistas, que achacan a esas decisiones la tardía reacción del Gobierno frente a las llamas en la región amazónica.

Bolsonaro, no obstante, sostiene que esos fenómenos son normales en los meses de agosto y septiembre y sostiene que los ocurridos este año no son los mayores que se han registrado en la región.

Aún así, la semana pasada el Gobierno aceptó la gravedad de la situación y decidió incorporar al combate a los incendios a cerca de 45.000 efectivos de las Fuerzas Armadas, que han sido desplazados en los nueve estados de la región.

El Ministerio de Defensa afirmó este martes que la situación ya está «bajo control», pero aún así mantiene sus operaciones, que incluyen la actuación de aviones tanque de la Fuerza Aérea.

Los incendios en la región amazónica han provocado un duro embate verbal entre Bolsonaro y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien ha acusado al líder brasileño de mentir sobre sus compromisos con el medioambiente y, por esa razón, ha dicho que no respaldará el acuerdo comercial anunciado por el Mercosur y la Unión Europea (UE).

Macron fue anfitrión de la Cumbre del G7 el pasado fin de semana y, al concluir la reunión, anunció que las potencias reunidas en ese grupo acordaron ofrecer una ayuda de 20 millones de dólares para el combate a los incendios amazónicos.

Salles agradeció esa ayuda y dijo que era «bienvenida», pero Bolsonaro ha dicho que sólo será recibida si Macron retira los «insultos» que, en su opinión, le ha dirigido.

Bolsonaro también exige que Macron se retracte de su intención de promover una suerte de gestión internacional para la Amazonía, sobre la cual ha dicho que representa una «amenaza a la soberanía» de los países de la región.