El candidato a presidente de Consenso Federal y ex ministro de Economía presentó al Gobierno un “conjunto de medidas” que considera viables para que en Argentina “a nadie le falte comida y nadie tenga hambre”.

En medio de una disputa electoral polarizada entre Mauricio Macri y Alberto Fernández, y de una fuerte crisis económica que obligó al Gobierno a anunciar nuevas medidas, el candidato de Consenso Federal, Roberto Lavagna lanzó críticas a ambos espacios y pidió que se declare la Emergencia Alimentaria.

Lo hizo con un discurso en el que también enumeró un “conjunto de medidas” que considera viables para lograr que en Argentina “a nadie le falte comida y nadie tenga hambre”.

Para Lavagna, el diálogo que mantuvieron Mauricio Macri y Alberto Fernández después del lunes negro posterior a las PASO “fue una simulación” que “terminó intensificando el campañismo”.

“Mientras esto ocurría, en las últimas semanas el rebrote inflacionario agravó el cuadro al extremo de poner en situación crítica a millones de personas que ya venían sufriendo un marcado deterioro en sus condiciones básicas de vida”, cuestionó Lavagna.

Y agregó: “Según mediciones oficiales, en la Argentina había hasta hace 15 días unos 14 millones de pobres y 3 millones y medio de indigentes, magnitudes que podremos comprobar que han crecido dramáticamente por los desmesurados aumentos de precios de los productos de la canasta alimentaria”.

La primera de las medidas que le proponen Lavagna y su equipo al Gobierno es “la declaración de la Emergencia Alimentaria Nacional por siete meses, desde el primer día de septiembre de 2019 hasta iniciado el Ciclo Escolar 2020, como mínimo”.

El resto de las medidas propuestas por Lavagna:
– Aumentar los recursos destinados a los comedores escolares afectados al Programa de Emergencia Alimentaria. Por ejemplo, en la Provincia de Buenos Aires la asignación para el almuerzo deberá pasar de 27 a 50 pesos como mínimo por niño y el del desayuno o merienda de 17 a 30 pesos.

– Aumentar la ayuda extraordinaria de $1000 a beneficiarios de la AUH dispuesta por el gobierno nacional para septiembre y octubre a $1500 por cada hijo y hasta el quinto, y extenderse hasta el mes de marzo de 2020, como mínimo.

– Ampliar y reforzar la cobertura de hogares alcanzados por los sistemas de “bolsas de alimentos” o de “entrega de mercadería” actualmente vigentes.

– Incluir a las Escuelas Secundarias que necesiten los servicios alimentarios escolares, también con fondos nacionales.

– Mantener todos los días sin excepción abiertas las escuelas públicas afectadas, en condiciones de cumplir con las acciones del programa. Para ello deberán disponerse los cargos y recursos adicionales necesarios para directivos, docentes y auxiliares.