Una situación más que particular se vivió en horas de la siesta en Maciel donde un colectivo de la Empresa Galvense desvió drásticamente su recorrido y terminó deteniéndose frente a la Comisaría Cuarta de Maciel.

El chofer del micro descendió y denunció que un hombre estaba en aparente estado etílico generando molestias dentro del colectivo que realizaba su periplo habitual.

“Actuamos de oficio y le tomamos el testimonio al conductor que quería evitar que suceda alguna cuestión imprudente arriba del colectivo”, indicaron desde la seccional.

El hombre acusado fue demorado en la comisaría y se intentaba determinar si efectivamente estaba borracho. El sujeto, a modo de defensa, presentó un certificado de discapacidad.

Lo cierto es que sobre el micro hubo discusiones que no llegaron a mayores gracias a la actitud del chofer de recurrir a la policía ante una situación que se podía salir de los carriles comunes.