Rosario: los uniformados se desempeñaban tareas en la comisaría 34ª. Fueron acusados por la comisión de los delitos de falso testimonio, incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica

 

Tres policías fueron detenidos anoche acusados de falsear un acta de procedimiento que se utilizó como prueba en un juicio por encubrimiento y portación ilegal de arma de fuego. Enfrentan cargos por la comisión de los delitos de falso testimonio, incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica.

Los detenidos son el comisario Darío Basualdo, quien actualmente se desempeña en la subcomisaría 8ª; y los subcomisarios Jorge Ayala, actualmente en la comisaría 30ª, y Cristián Fernández, quien prestaba servicio en el área de Operaciones de la Unidad Regional II.

Uno de los policías detenidos había estado bajo sospecha por haber vendido un terreno en funes a uno de los líderes de la banda Los Monos

La causa se inició por un hecho ocurrido en noviembre de 2016. En ese entonces, los uniformados apresados revestían tareas en la comisaría 34ª. En esa ocasión, detuvieron a un hombre que circulaba en un auto con pedido de secuestro, procedimiento que está bajo la lupa.

Según fuentes del Ministerio de Seguridad, el procedimiento fue en el kilómetro tres de la autopista Rosario-Santa Fe. En ese procedimiento, el sospechoso resultó herido de bala, pero dos días después se escapó.

En el juicio en el que se ventiló el caso quedó al descubierto que el contenido del acta del procedimiento había sido adulterada. Por lo tanto los funcionarios policiales fueron acusados de falso testimonio y se ordenó su detención.

Basualdo había sido objeto de sospechas cuando, en julio de 2013, trascendió que le había vendido un terreno en Funes a Ramón “Monchi” Machuca, uno de los líderes de la banda narco de Los Monos.

El jefe policial reconoció la operación inmobiliaria y argumentó que había vendido la propiedad un año antes “sin tener idea de quién era Machuca”. La venta fue legal y el policía en su momento decidió dar un paso al costado en su puesto, al frente de la seccional 6ª, y declaró como testigo ante el juez Juan Carlos Vienna.

Los arrestos fueron ordenados por los fiscales Rodrigo Santana, de la Unidad de Flagrancia, y Paola Aguirre, de Violencia Institucional. Se especula que mañana se realizará la audiencia en la que serán formalmente imputados.