El actor contó cómo fue que decidió crear una fundación para ayudar a chicos en situación de calle.

Gastón Pauls es un actor comprometido desde hace muchos años con los que menos tienen. De visita al programa de Mirtha Legrand contó fue que decidió fundar “La casa de la Cultura de la Calle”, una ONG que busca acercar a los chicos que están en situación de calle con el arte.

“La fundación que armé hace 16 años empezó porque un día en Plaza Italia, a las cuatro de la tarde, un día domingo en invierno, encontré a ocho pibes en un colchón. Algo que ellos llamen ‘ranchada'”, rememoró y precisó que mantuvo una charla con ese grupo para conocer de cerca sus problemas.

“Tenían entre ocho y 14 años, uno estaba ‘picándose’, otro estaba inhalando una bolsa con pegamento, otro fumaba paco, unos tomando merca y fumaban porro. Yo estaba curtido en eso porque había hecho Ser Urbano. Me senté ante unos pibes que la sociedad los estaba esquivando. Me senté al lado del que estaba con la bolsa, me contó que se llama Ale, que tenía 11 años y en un momento le digo ‘¿Por qué no soltás la bolsa, Ale?’. ‘¿Y qué agarro?’, me dijo. Fue una piña para mi mentalidad de clase media que desconoce”, detalló el actor, mientras Mirtha.

El detrás de escena del reencuentro de Montaña Rusa, 23 años después
Pauls indicó que le ofreció a ese joven la posibilidad de encontrar en el arte una alternativa a la droga. “Le pregunté si no quería pintar, dibujar, escribir, tocar la guitarra. Y un pibe de 11 años, totalmente drogado, en la calle y con la bolsa, me dijo ‘yo necesito un lugar para expresar lo que me pasa’ y ahí armé la fundación”, concluyó.

Apenas terminó con su relato, Mirtha y el resto de los invitados no pudieron contener las lágrimas. “¡Que fuerte lo que contás!”, expresó -visiblemente movilizada- Eleonora Wexler, que también estuvo en la mesa de la Chiqui. “¿Puedo participar de tu fundación?”, acotó Mirta Wons. “Cuando quieras…”, le respondió el actor, abierto a la coloración de sus colegas.