El tribunal de alzada lo consideró autor penalmente responsable de “privación ilegítima de la libertad coactiva por tratarse de una mujer embarazada”. Su esposa también fue condenada a 7 años de prisión.

La Sala I de la Cámara de Apeciones de Rosario revocó el fallo de primera instancia y condenó al empresario Gabriel Strumia a 17 años de prisión por la desaparición de la joven salorencina Paula Perassi, con quien mantenía una relación extramatrimonial.

En un fallo dividido, el tribunal de alzada consideró al empresario como “autor penalmente responsable del delito de privación ilegítima de la libertad coactiva por tratarse la víctima de mujer embarazada”.

A su vez, la esposa del empresario, Roxana Michl, fue condenada a 7 años de prisión como “partícipe secundaria penalmente responsable” del delito que se le achacó a su esposo.

El 2 de mayo pasado y por unanimidad los jueces habían resuelto absolver a los nueve imputados por la desaparición y muerte de Paula Perassi, la mujer de San Lorenzo que se la vio la última vez con vida el 18 de septiembre de 2011.

En la Sala 7 del Centro de Justica Penal la jueza Griselda Strólogo leyó la sentencia que resolvió la absolución de los nueves acusados. El tirbunal, conformado también por los jueces Mariel Minetti y Alvaro Campos, cuestionó en su momento la investigación.

Aquel día, los cuatro civiles Gabriel Strumia, su esposa Roxana Michl, su empleado Antonio Díaz y la partera Mirta Rusñisky; los tres efectivos policiales Gabriel Godoy, Aldo Gómez y María Galtelli; y los dos altos jefes de esa fuerza Jorge Krenz y el ex jefe de la Agrupación Cuerpos, Adolfo Daniel Puyol; habían recuperado su libertad. Hoy, la Justicia revocó parcialmente el fallo y Strumia y su esposa fueron condenados.

>> Leer más: Absolvieron a todos los acusados por el caso Paula Perassi y quedan en libertad

La última vez que Paula Perassi fue vista con vida fue el 18 de septiembre de 2011 cuando a la noche estaba en su casa, recibió una llamada, y salió de su casa. Ella le dijo a su concubino que salía a buscar unas cosas para la escuela de su hija. Nunca más volvió.

En tanto Alberto, el padre de Paula Perassi, dijo hoy sentirse “confundido” con el fallo revocatorio y dijo que “ojalá que ahora -los condenados- hablen para saber dónde está Paula”.