Sí. La Cámara de los Representantes de Estados Unidos ha aprobado los dos cargos necesarios para enviar a Donald Trump a juicio político y, eventualmente, destituirlo.  Los cargos son Abuso de poder y Obstrucción al Congreso. 

El juicio será llevado adelante por el Senado y la cámara baja actuará como fiscal.

Así, Donald Trump se convierte históricamente en el tercer presidente estadounidense en ser juzgado por incumplimiento de sus funciones en el cargo.