Aumentos salariales, de jubilaciones y de impuestos por decreto y el inicio de la renegociación de la deuda externa con el FMI y bonistas privados, son los próximos pasos que dará el presidente Alberto Fernández, a casi dos semanas de asumir el poder.

Ya pasó el primer (¿y más difícil?) examen: consiguió la delegación de superpoderes del Congreso para modificar y crear impuestos, congelar tarifas y la renegociación no solo de deuda externa, sino también de las concesiones y cuadros tarifarios de empresas de servicios públicos (luz, gas, telefónicas y agua). Ahora, Alberto prepara una batería de decretos que serán publicados de aquí a fin de año, con los cuales apunta a gobernar en los primeros 6 meses.

Alberto quiere pasar su primera Navidad en paz en la Casa Rosada. Para eso, las primeras medidas que anunciará tras la aprobación de la mega ley de emergencia económica y social serán:

Aumentar por decreto, y a través de un monto fijo, los salarios a los trabajadores privados.
El ya lanzado plan contra el hambre, con la distribución de la Tarjeta Alimentaria a más de 2 millones de beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).
Los aumentos fijos de $5000 a jubilados que cobran por debajo de $19000.
El nuevo gobierno

Tras 11 días de virtual parálisis de gestión en medio del traspaso del poder desde la administración Macri, Fernández terminó de ordenar el nuevo organigrama del Estado este viernes, en simultáneo con la sanción de la mega ley de emergencia económica, social, financiera, impositiva y energética.

Prepara una batería de decretos con los cuales esta semana anunciará los demorados aumentos de salarios para el sector público, privado, jubilaciones y planes sociales.

El Gobierno también analiza anunciar un nuevo esquema del programa Precios Cuidados que vence el 31 de diciembre.

En paralelo, se pondrá en marcha la renegociación formal de la deuda con el FMI y los bonistas privados, anunciados en la página web del Ministerio de Economía que conduce Martín Guzmán que, con la virtual declaración de default, reperfiló el primer vencimiento de Letes este viernes para el próximo 31 de agosto por 9000 millones de dólares.

Esta semana llegaría al país una misión del FMI. Según cálculos de Economía, en todo 2020 vencerán unos 50.000 millones de dólares y esa es la renegociación que falta cerrar.

“El Poder Ejecutivo Nacional remitió al Honorable Congreso de la Nación un proyecto de Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, el cual sienta las bases para resolver la crisis económica y social que atraviesa la República Argentina”,

Convocatoria del ministro de Economía, Martín Guzmán en el mega proyecto de ley de emergencia sancionado en el Congreso en dos sesiones maratónicas.

La encargada de la renegociación será la “Unidad de Gestión de la Sostenibilidad de la Deuda Externa” en el ámbito de la Secretaría de Finanzas dependiente del Ministerio de Economía de la Nación, que llevará adelante uno de los objetivos del proyecto de ley mencionado, siendo su principal función gestionar la sostenibilidad de la deuda pública externa de la República Argentina, indicó Guzmán.

Esta Unidad iniciará un proceso de consultas, generando un canal de diálogo con los distintos participantes y agentes del mercado en línea con los objetivos propuestos por el ministro de Economía. Y habilitó en la página web una dirección de mail para los bonistas que quieran participar de las negociaciones.

En esta instancia, esta Secretaría invita a las instituciones financieras y asesores financieros a participar del proceso de interacción que permita recuperar la sostenibilidad de la deuda pública externa como parte del programa macroeconómico integral de la República Argentina. Se ha habilitado la casilla de correo electrónico [email protected] a fin de recibir información relevante y dinamizar la comunicación con las instituciones interesadas.

Convocatoria del Ministerio de Economía y la Secretaría de Finanzas a bonistas tenedores de deuda pública.

El acuerdo económico y social, otro caballito de batalla de Alberto

Otro de los caballitos de batalla anunciado con bombos y platillos por el nuevo presidente es la convocatoria a un acuerdo o nuevo contrato social entre empresarios, sindicalistas, organizaciones sociales e Iglesia para (¿congelar?) precios y salarios. Podría habilitarse en las próximas horas, tras la sanción de la mega ley de emergencia.

El primer paso fue la reunión que mantuvieron el jueves en Casa Rosada el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, con los jefes sindicales de la CGT, Héctor Daer; Hugo Moyano (Camioneros) y Sergio Palazzo (Bancarios).

Según confirmaron a A24.com fuentes del Gobierno, en esa reunión, se acordó que Fernández ordene por decreto un aumento salarial con monto fijo a cuenta de futuras paritarias para empleados en relación de dependencia del sector privado.

Aunque el monto fijo del aumento salarial no fue definido en esa reunión -Alberto lo va a consultar con las cámaras empresarias- el decreto podría salir en las próximas horas, posiblemente antes de Navidad o Fin de Año.

“Lo que va a hacer el Gobierno es dar por decreto un monto (suma, no porcentaje) mínimo que va a marcar el piso de cada aumento. La cifra la van a negociar en cada sector a cuenta de futuros aumentos”, dijeron fuentes del Gobierno a A24.com.

Eso regirá para trabajadores del sector privado, ya que para los estatales “aún hay que discutir cuál será el mecanismo”, aclararon en Casa Rosada. Convocarán a una reunión en los próximos días a los gremios estatales.

La emergencia ya es ley. Ahora, el gobierno de Fernández jugará las cartas que guardó bajo siete llaves en los primeros 10 días de gestión y que se verán con las primeras medidas económicas concretas.