El día posterior a la huida se realizaron allanamientos para dar con el acusado, pero no hubo resultados.

Vestido con jean y zapatos, Ariel Sebastián Acosta cruzó la entrada principal del Centro de Justicia Penal el último viernes y así ingresó a la recta final de una fuga que encendió las alarmas internas del Servicio Penitenciario de la Provincia de Santa Fe. Fuentes vinculadas a la búsqueda marcaron que al joven señalado como tirador de una de las bandas más peligrosas de la ciudad le dejaron abierta la puerta de la celda.

A la hora de reconstruir el hecho, los investigadores pudieron observar por las cámaras de seguridad que “Teletubi” se movió con facilidad en el subsuelo de Sarmiento y Virasoro. Una vez que cruzó el primer umbral, también encontró disponible el acceso a los pasillos internos por los que se puede subir al primer piso.

Así como se advierte no tuvo dificultades, los videos también reflejan que no todo está planificado. El peligroso delincuente interrumpió una audiencia judicial en busca de la salida y luego consiguió llegar desde el centro del edificio hacia los corredores externos a través de otra sala que sí estaba vacante.

Acosta se retiró sin llamar la atención de la policía en el acceso por el que suelen desfilar desde fiscales hasta familiares de víctimas. Según informó La Capital, el muchacho se tomó un taxi y pasó por su casa en el Parque del Mercado una vez que logró huir. Los primeros allanamientos para recapturarlo en la zona sur dieron resultados negativos y ahora la Justicia también deberá sumar una nueva causa por evasión en su contra.