El conductor aseguró que está atravesando complicados momentos emocionales, físicos y psicológicos. 

Mariano Iúdica se despidió de los televidentes de Involucrados, el ciclo de las mañanas de América que finaliza para dejarle lugar al nuevo envío que estará a cargo de Guillermo Andino desde 2020, y con emotivas palabras, aseguró que hacer dos programas diarios (también conduce Polémica en el bar) ya le estaba pasando factura emocional y físicamente, además de repercutir severamente dentro de su casa.

“Tengo solo palabras de agradecimiento para Liliana Parodi, una apuesta infernal y gigantesca que era hacer este infomagazine que era un proyecto que le llevé y una concreción suya muy arriesgada, porque era usar el horario del noticiero”, comenzó el conductor, recordando que desde el minuto uno fue acompañado por Pía Shaw y Débora Plager, y que contó con la participación de Pablo Duggan, Chiche Gelblung y Mauro Viale.

“Dos programas cruzados por la actualidad hacen que uno viva metido dentro de los problemas de la gente. Es muy dificil físicamente, psicologicamente, de producción, también emocionalmente. Repercute mi casa y creo que es una buena decisión además de cuidar el prime time del canal con Polémica. Le ha pasado a Santiago del Moro cuando hacía Intratables e Infama. Es difícil, pero es un honor y un orgullo para mí haber hecho otro programa distinto en la TV argentina. Me ufano de eso, me encanta que suceda. Solo tengo palabras de agradecimiento para Daniel Vila, quien me tiene una confianza ciega. A Agustín Vila, Claudio Belocopitt, José Luis Manzano y Gabriel Hochbaum, de la cúpula del canal”, siguió Iúdica emocionado.

“Fue un éxito comercial y de rating, también en repercusión. Desde el día uno hasta el último, con notas absolutamente viralizadas. El día uno con lo que dijo Cacho Castaña, y lo de ayer, con lo de María Eugenia Vidal y Quique Sacco. Siempre lo dije al aire, tengo una Ferrari arriba”, sostuvo el conductor haciendo memoria de las entrevistas del ciclo que más trascendieron.

“No hay gente improvisada en este canal, son muy calificados. Yo soy de este palo, de la televisión. Me gusta trabajar con los equipos, exaltarlos, animarlos. Esto funciona así, es un espiral hasta arriba, y ese espiral vuelve, es un éxito. No hay mucho misterio en la televisión: se trabaja en equipo y con personal calificado”, aseguró Mariano.

“Este programa me cambió la vida y cómo ver la televisión para siempre. Que me hayan dejado entrar a sus casas al mediodía es un honor”, concluyó el conductor.

Por su parte, Plager aseguró que trabajar con Iúdica es “una motivación permanente”, y tras darse un fuerte abrazo brindaron junto a todo el equipo y le desearon al público y entre sí que el 2020 sea un gran año para todos, y finalizaron la transmisión entonando a modo de broma la popular canción kirchnerista Vamos a volver.