Además, se supo que el arma tenía una hoja de 4 centímetros y que el atacante aplicó entre 10 y 13 heridas en cada víctima.


El homicida que mató a una mujer, un hombre y a una nena de 5 años, en una casa de la localidad de Melchor Romero, partido de La Plata, utilizó una cuchilla con una hoja de cuatro centímetros de alto y “un filo notable”, con la que aplicó entre 10 y 13 heridas cortantes en cada una de las víctimas.

“La mecánica del agresor para perpetrar su ataque se dio con mayoría de cortes y no con lesiones punzantes, usando el arma blanca como si fuese un látigo”, aseguró a Télam una fuente judicial, en base al resultado preliminar de la autopsia realizada este jueves.

Te contamos las noticias más importantes del día, y qué pasará mañana cuando te levantes
La referencia al látigo tiene que ver con el tipo de movimientos que, según los peritos, realizó el atacante, “tajeando” a sus víctimas.

El homicida usó “un arma con un filo notable y con unos 4 centímetros de alto si medimos el tamaño de la hoja”, relató la fuente consultada, que agregó que actuó “con mucha saña” y que todos los cuerpos presentaban lesiones en el cuello.

Los forenses lograron determinar que Raúl Félix Bravo (58) falleció como consecuencia de “una herida a la altura del corazón, que ingresó por el lateral”, mientras que Graciela Holsbak (53) presentaba “una herida mortal a la altura del abdomen” y fue la víctima que más lesiones presentaba en su cuerpo.

En tanto, la niña Alma (5) “murió por una herida cortante en el cuello”, determinaron los peritos que practicaron la autopsia.

Los peritos constataron que “las lesiones fueron cortantes en las zonas del cuello, tórax, manos y brazos, estas últimas compatibles con maniobras defensivas de las víctimas”.

“Ninguna de las víctimas tenía lesiones contusas”, es decir no recibieron golpes con ningún objeto contundente o puño, aclararon.

“Nunca vi nada igual”
El fiscal platense que investiga el triple crimen de Melchor Romero, Marcelo Martini, dijo que “nunca” vio “nada igual”.

Además, confirmó que se busca para que declare en el marco de la causa a un adolescente que vivía en esa misma casa (Exequiel, 17 años) y que al parecer hacía varios días que no estaba.

“Estamos recolectando pruebas en el lugar del hecho y buscando testimonios de las personas que pudieron haber visto algo o que hayan tenido contacto con las víctimas”, dijo el fiscal.

Sobre las víctimas del triple crimen, Martini manifestó que “ofrecieron resistencia” y que “tienen cortes por todos lados”, aunque por el momento no se halló el arma homicida.

“La mujer estaba en un dormitorio, al hombre se nota que lo arrastraron a la habitación contigua, donde estaba en una bolsa la nenita descuartizada, es terrible, realmente es escabroso, nunca vi nada igual”, expresó el fiscal.

Martini no descartó que el autor de los asesinatos planeara descuartizar a todas las víctimas: “Por ahí le cortaron el trabajo e iba a seguir con los otros cuerpos, uno no puede descartar nada, pero es una suposición”.

El fiscal dijo que ordenó esta mañana a la policía una nueva inspección en la escena del hecho y una búsqueda en algunas zonas de mucho pastizal que hay al lado de la vivienda.

Sobre el joven buscado, explicó: “El menor vivía ahí también con ellos pero todavía no se sabe nada, parece que hacía días que no estaba, se lo está buscando para hablar con él y saber qué pasaba”.

“Yo no lo acuso de nada pero hay que tomarle testimonio porque vivía en la casa”, agregó el investigador judicial, quien dijo que aún no tiene elementos para establecer cuál fue el móvil del hecho.

“La relación de familia no era muy buena aparentemente, tenían problemas pero como en todas las familias, tenemos que seguir indagando”, manifestó Martini, quien añadió que cree que los crímenes fueron “cometidos por una sola persona”.