El bloque de Juntos por el Cambio pide bajar el impacto del tope del aumento en las alícuotas del Inmobiliario, para que llegue a menos contribuyentes.

 

El próximo miércoles se trata en la Cámara de diputados bonaerense un proyecto clave para el gobierno de Axel Kicillof: la reforma impositiva, que establece subas progresivas en los tributos. El gobernador, según afirma, necesita avanzar con la propuesta, que se encuentra empantanada por la falta de acuerdo político con la oposición, para recomponer los ingresos en la Provincia que atraviesa una situación económica crítica.

Después de recibir la semana pasada a intendentes de Juntos por el Cambio, que adelantaron su voluntad de “trabajar en conjunto” con el oficialismo provincial, los referentes del gobernador negociarán cambios con la oposición para destrabar el proyecto. El jefe de gabinete Carlos Bianco, la vice Verónica Magario y el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense Federico Otermin reciben a los jefes de bloque de Juntos por el Cambio en las cámaras alta y baja, Roberto Costa y Maximiliano Abad, entre otros dirigentes, para tratar de consensuar cambios en la iniciativa.

Los aumentos en las alícuotas van del 15% al 75% en el Inmobiliario urbano y rural, y la Provincia estaría dispuesta a reducir la cantidad de los contribuyentes que serán alcanzados por el pico del aumento en los tributos: como adelantó Bianco la semana pasada tras la reunión con los intendentes, harán “cambios menores” al proyecto. En la vereda de enfrente la oposición reclama bajar el tope de las alzas al 55%, pero el Ejecutivo provincial se mantendrá firme en el 75%.

En la vereda de enfrente la oposición reclama bajar el tope de las alzas al 55%, pero el Ejecutivo provincial se mantendrá firme en el 75%. También reclaman retrotraer Ingresos Brutos a nivel del año pasado para la fabricación de medicamentos, venta de cereales y actividades profesionales y eliminar la suba del impuesto a los puertos, entre otros puntos.

Abad dijo que se mantendrán en su postura de ejercer una “oposición responsable y colaborativa” con el gobierno de Kicillof. Aclaró, en diálogo con Clarín, que el aumento del 75% en las alícuotas del Inmobiliario Urbano afecta a 2.600.000 contribuyentes y que “es un 50% por encima de la inflación proyectada”. Del lado de la Provincia, el ministro de Economía bonaerense Pablo López y funcionarios de la agencia de recaudación ARBA analizarán las propuestas de la oposición previo a la sesión del miércoles.

Los intendentes de la oposición piden una “ley consensuada”

Los jefes comunales de Juntos por el Cambio hablaron de la necesidad de acordar con el gobierno de Kicillof cambios en la reforma impositiva para avanzar en su sanción. El intendente de San Isidro Gustavo Posse dijo que la ley “tiene que ser consensuada y tiene que salir”. “No se puede trabar a la Provincia, no hay margen para decir que puede estar sin presupuesto”, advirtió, en diálogo con Radio Mitre.

En esta línea pidió “una acción responsable por parte de las autoridades del oficialismo y de los legisladores de la oposición para colaborar” en el avance del proyecto. Señaló que los intendentes son “facilitadores” para que se sancione la ley porque trabajan por la “gobernabilidad” y calificó como “muy buena” la reunión de la semana pasada con Kicillof, en lo que fue el primer encuentro entre ambas partes.

Mientras que el jefe comunal de Tres de Febrero Diego Valenzuela adelantó, en referencia a posibles cambios en el proyecto que hubo “una discusión positiva en torno a algunas modificaciones en la escala del mobiliario urbano” y se mostró esperanzado en que el proyecto se convertirá en ley.

“Los legisladores están empoderados para de alguna manera entre las dos cámaras plasmar esto (los cambios) en una ley de consenso. Ojalá que así sea porque la Provincia necesita recursos para funcionar, recursos que también van a ir a los municipios”, dijo Valenzuela en una entrevista a Radio Diez.

Infografía: los detalles de la suba impositiva que impulsa Kicillof