Difícil momento para la gastronomía y la hotelería santafesina