Las llamas no paran, el mundo impactado ve como la fauna, la flora son devastadas por los incendios, habitantes que han perdido todo y más de 23 personas, la vida.

En Perth y Sídney se juega con toda la normalidad posible, organización y jugadores han estado atentos a lo que ocurre en la tierra de los canguros, un país que tendrá el primer Major del calendario a partir del 20 de este mes, pero todo podría cambiar si las condiciones no mejoran.

Los datos revelados muestran que la calidad del aire es peligrosa para la vida, ya que en las últimas 48 horas el aire es ocho veces más tóxico, según el indicador internacional ICA, un valor más allá de 150 señala que éste tiene una calidad muy mala, en Melbourne ya va por 213.

A estos datos reaccionó el siete veces campeón del torneo, Novak Djokovic, quien hizo pública su preocupación. “En esta época del año sabemos que nos enfrentamos a condiciones extremas en Australia, pero cuando se llega a niveles en los que la salud está en juego, creo que hay que considerar algunos cambios”, dijo el serbio.

Según el diario The Times, la organización ya está buscando alternativas si las condiciones no mejoran, hay contratos y un calendario por delante, pero lo humano, y en este caso, el planeta, debe ser lo más importante, y entre las opciones están retrasar el torneo, reprogramarlo o jugarlo en canchas bajo techo.

“Vamos a emplear todos los recursos que podamos para analizar los datos y asegurarnos de una gestión adecuada de la situación. La prioridad será asegurar la salud de jugadores y aficionados. Tenemos expertos consultandos datos al minuto para poder tomar decisiones con garantías y trabajamos con equipos médicos expertos en estas cuestiones.

Tomaremos decisiones con la mentalidad de que la salud es lo primero”, declaró el director de TennisAustralia, Craig Tiley. Una tragedia como la que vive el país oceánico no es compatible con un torneo tan alegre como el Abierto de Australia.

Ya es siete de enero y el mundo suplica que las lluvias y los bomberos triunfen contra el infierno que ha impactado al mundo.