El actor le salvó la vida a un marinero que se había caído de un crucero y llevaba once horas flotando en el mar Caribe.

 

Leonardo DiCaprio vivió una situación más propia de alguna de sus películas que de la realidad: el actor y sus amigos le salvaron la vida a un hombre que se estaba ahogando en el mar Caribe.

Todo ocurrió el 30 de diciembre, en la víspera de la celebración de Año Nuevo. Según informó el diario sensacionalista británico The Sun, la estrella de Hollywood, de 45 años, navegaba a bordo de su yate junto a su novia, la argentina Camila Morrone, de 22, y algunos amigos, cuando escucharon una llamada de auxilio por la radio de la embarcación.

Un marinero francés se había caído por la borda de un crucero del Club Med cerca de la isla de Saint Martin. Ya habían pasado once horas del hecho, y todavía nadie había podido dar con el desafortunado hombre. Por eso el capitán del barco desde el que se había caído emitió el desesperado pedido de ayuda. Entonces entró en acción DiCaprio.

El actor y sus amigos fueron los únicos tripulantes de un barco privado en responder al S.O.S. No dudaron en interrumpir su relajado paseo para darle una mano a la guardia costera en la búsqueda del desafortunado hombre. Con tanta fortuna que lo encontraron cerca de la isla de Saba.

El francés estaba deshidratado y a duras penas había conseguido mantenerse a flote durante todo el tiempo que había pasado desde su involuntario chapuzón. Parece que se había caído al agua luego de una larga noche, cargada de alcohol.

“Debería haber muerto”, murmuró el hombre de 24 años, llamado Víctor, apenas DiCaprio y sus amigos lo subieron a su yate. Le dieron bebida, comida y abrigo antes de entregarlo a la guardia costera, que lo llevó a una de las islas para su debida atención médica.

El protagonista de Había una vez… en Hollywood estaba de vacaciones en Saint Barts y había alquilado el barco para dar un paseo junto a Morrone y un grupo de amigos. Y justo rescataron al marinero una hora antes de que anocheciera, cuando se aproximaba una tormenta.

Según testigos del rescate, el francés no podía creer que había sido salvado por una de las personas más famosas del mundo. Víctima de la deshidratación y el shock por el incidente, no paraba de preguntar si estaba soñando o había muerto.