Una impresionante cantidad de maquinaria y recursos humanos trabajan en Wuhan para atender la emergencia sanitaria que vive su país: hay 26 muertos y más de 800 infectados. La agencia oficial dice que el centro de salud de 25 mil metros cuadrados estará operativo el 3 de febrero.

China inició este viernes la construcción de un hospital destinado a recibir a un millar de pacientes víctimas del coronarivus, a partir del 3 de febrero, informó la prensa estatal.

Según imágenes difundidas en la televisión, la maquinaria se ufanaba en preparar el terreno en que se erigirá el establecimiento en Wuhan, el epicentro del brote, una ciudad con 11 millones de habitantes en el centro del país.

La maquinaria y el personal trabaja las 24 horas para llegar a tiempo con el plazo que impuso el gobierno. Los trabajos concluirán en tiempo récord, y el hospital, de 25.000 m2, abrirá sus puertas el 3 de febrero, según la agencia Xinhua.

Únicamente aceptará enfermos de neumonía viral de origen desconocido, que ha contaminado desde diciembre a 830 personas, de las que han muerto 26, según el último balance.

El lugar “aliviará la escasez de recursos médicos”, precisó la agencia de prensa oficial.

La ciudad de Wuhan, donde se ha registrado la mayoría de los contagiados, quedó el jueves, de hecho, bajo cuarentena, pues los habitantes no están autorizados a salir.

Aunque la noticia causó estupor por el plazo que se maneja para terminar la obra, pronto se recordó que en 2003 China construyó un hospital en una semana. Fue durante la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS por sus siglas en inglés). El lugar parecía un edificio prefabricado.

Asimismo, la prensa estatal informó de la creación de un equipo de investigación de emergencia para combatir el coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, que hasta la medianoche del jueves (16:00 hora GMT de ayer jueves 23) había matado a 26 personas e infectado a 830 personas en China.

El objetivo de la investigación será la localización de la fuente originaria, la realización de pruebas rápidas y el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

El equipo estará liderado por el reputado experto Zhong Nanshan, médico de 83 años y que se destacó por su papel en la crisis del SARS hace 17 años.