Rafael Nadal festeja luego de ganarle a su compatriota Pablo Carreño Busta en el Abierto de Australia y avanza a octavos.

Rafael Nadal avanza hacia su vigésimo título de Grand Slam por la vía rápida. El español, número uno del ránking, apabulló a su compatriota Pablo Carreño Busta en sets corridos (6-1, 6-2 y 6-4) y se clasificó para los octavos de final del Abierto de Australia, el primero de los grandes torneos de la temporada. Ahora, se medirá con el local Nick Kyrgios (26to preclasificado), vencedor del ruso Karen Kachanov (17mo cabeza de serie).

“Sin ninguna duda, fue mi mejor partido del torneo hasta ahora. Hay una diferencia enorme entre hoy y los días anteriores”, se sinceró el mallorquín luego del triunfo. Cuando en la rueda de prensa le consultaron por Kyrgios, su próximo rival, Nadal respondió sin medias tintas: “Cuando está dispuesto a jugar su mejor tenis y juega con pasión, forma parte de los jugadores que añaden un plus a nuestro circuito. Pero cuando hace de las suyas, por supuesto que eso no me gusta”. El español nunca fue un admirador de las salidas de tono del australiano, ni de su carácter impredecible.

Además, Nadal se refirió al partido épico que ganó el suizo Roger Federer para asegurarse su lugar en los octavos de final (estuvo a punto de ser eliminado por otro jugador local: John Millman. Federer recién pudo superar el escollo en el super tie-break del quinto set, tras más de cuatro horas de juego: ”

Tras su victoria de este sábado, Nadal dijo que pudo ver “casi todo” el partido que jugó Federer la víspera, el duelo en el que el veterano suizo estuvo cerca de quedar eliminado y solo pudo ganar a John Millman en el super tie break del quinto set, después de cuatro horas de partido.

Ese duelo acabó en la noche del viernes al sábado, en horario australiano.”Pedí room service ayer por la noche. Terminé comiendo muy tarde, así que decidí quedarme en la habitación. Estuve viendo series alternándolo con el partido. Pero vi la mayor parte del partido”, relató Nadal. Y añadió: “Millman hizo un buen partido. Roger, en mi opinión, tuvo altos y bajos”, analizó. “Todo puede ocurrir, pero Federer es Federer”.