Alfred Correya vive en Gran Bretaña y decidió hacer una limpieza de garage. Entre las cajas de su padre descubrió un joya china con forma de “perrito de la suerte”.

El perrito que encontró Alfred Correya realmente le trajo suerte. El padre del británico era un comerciante de gemas indio que emigró a Gran Bretaña en la década de 1960 y que falleció en 2002. Tras 18 años, el perrito seguía guardado en una cajonera de su garage y podría valer cuatro millones de dólares.

Alfred Correya tiene 66 años y vive de su dinero como pensionado. Según indicó el Daily Mail, el hombre consideró que el perrito podría valer algo teniendo en cuenta el trabajo de su padre. Tras asistir a un especialista, descubrieron que el amuleto chino tiene una antigüedad que oscila entre los 4000 y los 5000 años. Sin embargo, la vida de Correya cambió al saber que el precio que podría obtener en una subasta llega hasta los 3 millones de libras, algo similar a los 4 millones de dólares.

La antigüedad del amuleto fue confirmada por “Halls Auctioneers”, quienes también indicaron que el perrito está realizado en jade. “Mi padre compraba todo tipo de piezas, pero no creo que lo haya visto como algo de valor sino mas bien como un artefacto divertido“, indicó el hombre al Daily Mail. Desde la escuela de estudios asiáticos de Londres se confirmó que el “perrito de la suerte” proviene del sudoeste de la China.

Según Alfred Correya, de acuerdo a los contactos que mantenía su padre, la pieza podría haber sido enterrada con su propietario y luego de haber sido robada por los profanadores de tumbas, alguien se la habría vendido a su padre por un bajo costo.