Tanto en el final de la semana pasada como en el transcurso del último fin de semana, el edificio que funciona como sede de la escuela N° 140 Marcelino Martínez de nuestra ciudad fue el blanco elegido por los delincuentes para perpetrar sendos episodios en sus instalaciones. En primera instancia, en horas de la noche del último jueves 30 de enero, uno o más malvivientes lograron acceder al interior del inmueble aprovechando que el mismo se encontraba completamente vacío. Con todo el tiempo a su disposición, los malvivientes sustrajeron del interior del edificio escolar una garrafa, un calentador industrial y hasta una bomba cisterna. Pese a que las autoridades del establecimiento hicieron la correspondiente denuncia ante las autoridades, no surgió información certera acerca de los posibles responsables del hecho y el destino de los objetos robados.

Como si esto fuera poco y aproximadamente 48 horas más tarde, el mismo inmueble se convirtió en el lugar elegido por los delincuentes para un nuevo intento de robo, aunque en esta oportunidad no obtuvo el resultado que buscaban sus autores. De acuerdo a lo informado por fuentes policiales, nuevamente una cantidad desconocida de ladrones logró ingresar al edificio forzando y rompiendo uno de los accesos, aunque en esta ocasión no pudieron darse a la fuga con ningún elemento de valor. Como era de suponerse, esta serie de hechos delictivos preocupa e indigna tanto a las autoridades como a todos los que componen la comunidad educativo de la escuela N° 140, quienes exigen respuestas inmediatas para evitar que la ola de robos siga avanzando particularmente durante el ciclo lectivo que está a punto de iniciarse.