Allí derivarán a viajeros que lleguen al aeropuerto con síntomas del virus. Hacen controles y capacitaron a médicos.

 

Mientras el mundo sigue mirando con temor y precaución el avance del coronavirus, en la provincia de Buenos Aires ya empezó a aplicarse un protocolo de atención sanitaria que se activará ante el primer caso sospechoso que llegue al país. En Ezeiza, más concretamente en el Hospital General de Agudos Doctor Alberto Eurnekian, cerca del aeropuerto internacional, armaron una sala especial, aislada, para atender a pacientes con síntomas del virus.

Desde ahora, si algún pasajero de un vuelo que aterriza en el Pistarini presenta síntomas sospechosos al llegar al aeropuerto, se lo trasladará directamente a este lugar especialmente equipado en el centro de salud de Ezeiza. No sólo garantizan el aislamiento y los aparatos para asistir un caso grave, sino que también se capacitó al personal médico para atender a un potencial paciente infectado con la epidemia que surgió en China y ya causó más de 400 muertes en el mundo. En paralelo, el Instituto Malbrán, en Capital Federal, también se prepara para intervenir en caso de que la enfermedad llegue a nuestro país.

El doctor Juan Ciruzzi, director del hospital de Ezeiza, explicó en detalle cómo se preparan. Ese centro asistencial se ya se especializa en emergencias, previendo situaciones de crisis como accidentes aeronáuticos o la llegada de viajeros afectados por cualquier problema de salud que requiera atención inmediata.

“El aislamiento es la primera medida frente a un presunto paciente de coronavirus. Un área específica del establecimiento fue designada para recibir únicamente a personas que podrían presentar algún síntoma de infección, y así poder actuar de manera rápida”, explicó Ciruzzi.

La sala reservada para atender estos casos se encuentra muy cerca de terapia intensiva y está equipada con elementos de higiene, barbijos y antiparras para prevenir el contagio a profesionales de la salud. También cuenta con aparatos de asistencia mecánica para actuar en el caso de que el cuadro se agrave, como ya se ha visto en los pacientes que desarrollaron la forma fulminante del virus. “Ahí ya se trataría de una etapa de complicación mayor”, resaltó el profesional. “Tenemos la capacidad de absorber pacientes y para estos casos estamos preparados. El equipamiento lo tenemos por experiencias previas de otras ocasiones”.

Desde el Municipio también informaron que el personal médico del distrito recibió capacitación específica para hacer frente a casos de estas características, y explicaron que “el manejo de los pacientes y la detección temprana es clave para evitar la propagación”.

A su vez, en el Aeropuerto comenzaron a controlar los síntomas en los viajeros que llegan desde las zonas más comprometidas. El miércoles 29 el protocolo se activó por primera vez en Ezeiza ante dos casos sospechosos, pero que rápidamente fueron descartados y no requirieron el traslado al Hospital.

Se trató de dos mujeres, una española proveniente de Roma y otra taiwanesa que llegó desde Dallas. Ambas tenían fiebre y tos intensa por lo que fueron revisadas y puestas en observación por personal del Ministerio de Salud instalado en el aeropuerto. En ambos casos, tras algunos estudios, confirmaron que era una falsa alarma y no tenían coronavirus. También hubo otro caso sospechoso en la ciudad de Pergamino, que dio negativo.

“El país está preparado para identificar los casos”, confirmó el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, en una conferencia de prensa luego de que la Organización Mundial de la Salud declarase emergencia internacional debido a que el virus se expandió por fuera de la región cercana a China, donde se reportaron los primeros casos.

“Estuvimos desde el primer momento atentos, preparándonos y haciendo todas las acciones. Naturalmente tomamos todos los días diferentes medidas. La primera es reunirnos permanentemente con el comité de expertos, viendo qué es lo mejor para nuestro país”, detalló el funcionario.

Es la quinta vez en la historia que la OMS declara la emergencia mundial. Hace diez años fue por la pandemia de Gripe A, también por la fiebre Zika en 2016, polio en 2014 y ébola en el mismo año. Ante el crecimiento sostenido de los casos, el organismo recomendó no viajar a China a menos que sea estrictamente necesario, ya que en ese país se registra el 98% de las infecciones. La situación se desbordó a nivel mundial, en parte, porque el brote coincidió con el Año Nuevo Chino, el momento en que más gente viaja a esa zona de Asia.