La rebaja del 8% termina el sábado y el pedido oficial es evitar abusos.

 

El próximo sábado, el acuerdo entre el Gobierno y los laboratorios que establece la rebaja de 8% en los medicamentos no será prorrogado, y se espera una suba “moderada” por debajo de la inflación en el sector, de acuerdo con los contactos existentes entre las partes.

Así lo confirmaron a BAE Negocios fuentes oficiales y del sector farmacéutico, desde donde coincidieron en que el acuerdo voluntario que nació en diciembre no continuará más allá de la fecha tope del 15 de febrero. En el Gobierno señalaron que hubo un pedido expreso a los laboratorios nacionales y extranjeros para que de existir aumentos de precios en los medicamentos, sean por debajo del IPC mensual.

En tanto, entre las empresas expresaron a este diario que “si se resuelve suspender la rebaja, habrá subas moderadas que no superarán el índice de inflación”, fenómeno que sí ocurrió entre 2016 y 2019. El Gobierno a través del ministro de Salud, Ginés González García, había logrado el objetivo de extender 15 días más el consenso logrado en diciembre y ahora salió a poner un tope a los incrementos para calmar las expectativas inflacionarias.

Fuentes oficiales y privadas dejaron en claro que no habrá una reunión ni anuncio respecto de la decisión convenida entre los actores. Cerca del ministro de Salud esperan que el comportamiento de las firmas esté acorde con lo prometido y la inflación de medicamentos no “corra” por encima del IPC general, y afecte al público masivo y en especial a los jubilados.

Los laboratorios, tanto nacionales como extranjeros, habían retrotraído los valores de los remedios al 6 de diciembre pasado y los mantendrán congelados al menos hasta el sábado, una medida que había anticipada por este medio. González García selló el acuerdo a mediados de diciembre con la Cámara Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (Cooperala); la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA); y la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME). La confirmación surgió luego de la reunión con el presidente Alberto Fernández.

Cabe destacar que la disminución del 8% alcanza a los productos de venta al público por fuera de los convenios específicos (como por ejemplo PAMI o IOMA), que ya perciben importantes descuentos respecto del precio de lista publicado en Kairos. Ayer se conoció, por ejemplo, desde el Colegio de Farmacéuticos de Misiones que la propuesta del Gobierno nacional mantuvo la demanda de fármacos y que los más beneficiados por la rebaja fueron quienes compraron en efectivo.

Dependiendo del remedio, se alcanzó un ahorro de hasta $200 con la baja del precio, tras el acuerdo en conjunto con laboratorios. La industria farmacéutica argentina tiene una participación del 4,9% en el Producto Bruto Interno Industrial, da ocupación directa a 43.000 personas y en forma indirecta a otras 120.000, con 210 laboratorios y 190 plantas manufactureras de las cuales 160 son nacionales y 30 extranjeras, de acuerdo con datos proporcionados por CILFA.