La titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, aseguró que el organismo no aprobará una quita de la deuda argentina, como reclamó la vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Nuestra formulación legal es tal que no podemos tomar medidas que puedan ser posibles para otros sin esta gran responsabilidad global”, afirmó Georgieva durante una entrevista televisiva que concedió a la agencia Bloomberg.

Consultada sobre la “profunda reestructuración de la deuda” que plantea el ministro de Economía, Martín Guzmán, la directora gerente del organismo respondió: “Entendemos la necesidad de analizar cuidadosamente la carga de la deuda. Es el trabajo del Gobierno, no del FMI”.

La semana pasada, el FMI inició la visita técnica para avanzar en el diseño de un nuevo programa. Según Georgieva, “se necesita más tiempo para obtener datos sobre la sostenibilidad de la deuda del país”. “El FMI continúa respaldando al gobierno de Alberto Fernández en sus esfuerzos para reanudar el crecimiento económico”, señaló.

“En términos generales, apoyamos mucho el compromiso de este Gobierno de estabilizar la economía y volver al crecimiento”, apuntó, según consignó la agencia Bloomberg.

El Presidente respaldó el jueves pasado la postura de Cristina Kirchner respecto de la necesidad de que el FMI apruebe una quita de la deuda argentina.

Lo hizo horas después de que el vocero del organismo, Gerry Rice, dijo en una conferencia de prensa en Washington que el reclamo de la vicepresidenta no es viable, ya que el estatuto del Fondo impide aprobar quitas.

El argumento de Cristina Kirchner, que Fernández calificó de “pertinente”, es que el FMI incumplió sus normas al aprobar créditos a la gestión de Mauricio Macri, que, en su visión, se usaron “para cubrir corridas cambiarias”. El vocero Rice replicó: “Puedo asegurarles a todos que no hubo violación de las reglas”.

Luego, Fernández defendió a su vice: “Lo que ella dice es que si incumplieron eso, incumplan y hágannos una quita. Es absolutamente pertinente”. Más tarde, Cristina Kirchner insistió con su crítica al FMI.