Para las 17 está citada la sesión convocada por el Intendente para tratar las ordenanzas de Presupuesto y Tributaria para el ejercicio 2020. Las semana pasada hubo reuniones con actores involucrados que manifestaron su rechazo a los incrementos. El oficialismo espera lograr los acuerdos necesarios para su aprobación, pero algunos bloques todavía piden más tiempo para analizar la propuesta.

El Concejo Municipal volverá al recinto este lunes para tratar las ordenanzas de Presupuesto y Tributaria para el ejercicio 2020 en una sesión extraordinaria convocada por el Ejecutivo para las 17. Se trata de los proyectos presentados hace una semana por el intendente Emilio Jatón, que despertaron la preocupación y rechazo de diferentes actores de la sociedad por los incrementos tributarios que comprende.

En medio de una difícil situación económica del Municipio por la deuda de 1.300 millones de pesos que heredó la actual gestión, con estos cambios en la Ordenanza Tributaria Municipal (N°12.226) el Ejecutivo pretende recaudar “alrededor de 400 millones de pesos” para “recuperar los recursos básicos que hacen a la autonomía y que permiten garantizar los servicios”. Así lo confirmó la secretaria de Hacienda del Municipio Carolina Piedrabuena en diálogo con Aire de Santa Fe la semana pasada, tras explicar en qué consistían los incrementos propuestos.

Las modificaciones con importantes aumentos que se incorporan en la Tasa General de Inmuebles (TGI) y el Derecho de Registro e Inspección (Drei), despertaron la preocupación de ediles de la oposición, como así también de comerciantes y empresarios.

Tras varias reuniones para evaluar la propuesta, tomando en consideración los posturas contrarias y necesidades planteadas por los contribuyentes que manifestaron un fuerte impacto de los aumentos en sus actividades atravesadas por la dura situación macroeconómica, el Ejecutivo presenta por estas horas una contrapropuesta a los ediles. Por la mañana continúan las reuniones para llegar a acuerdos, que se extenderán durante el mediodía en la reunión de labor parlamentaria.

Si bien la sesión está convocada para la tarde, todo puede pasar. Concejales del Partido Justicialista y Barrio 88 pidieron más tiempo para estudiar las modificaciones. Cambiemos no lo aprobaría en principio, pero si se dan algunos cambios podría haber voto dividido. El Frente Progresista Cívico y Social busca que se apruebe para que los tiempos no se dilaten y solo le faltan dos votos para llegar a los nueve necesarios para aprobar las ordenanzas. De haber cuarto intermedio, la discusión podría trasladarse al miércoles o a la próxima semana.

Rechazos y cambios necesarios
A partir de los aumentos en las alícuotas del Drei que pagan locales comerciales, industriales y gastronómicos de la ciudad, las cámaras y organizaciones que los agrupan manifestaron su oposición a los ediles.

Comerciantes, inmobiliarios, gastronómicos, farmacéuticos y supermercadistas mantuvieron reuniones durante el final de la semana pasada con los concejales en el marco del análisis de los proyectos presentados por el intendente.

Son varios los rubros que podrían tener incrementos importantes y que van desde un 10% a un 75%. Los más afectados según la propuesta inicial son las empresas de telefonía, armerías, funerarias, farmacias, gastronómicos, inmobiliarios y comerciantes. Los concejales de la oposición piden que varios de estos incrementos sean reducidos y que se incrementen las alícuotas al rubro financiero, entre algunas de las modificaciones.

En tanto la propuesta para la TGI contempla en principio un aumento en terrenos que se traduce a la conformación de la tasa, que a su vez implementaría topes de incremento trimestral escalonado por zonas. Al respecto se analiza que estos porcentajes se calculen sobre la boleta de diciembre -sin aumentos- y que se agreguen topes de incremento anual.

Hoy es de un 8% para todos los contribuyentes. A partir de ahora el 8% será para quienes viven en el norte, cordón oeste y costa santafesina; del 15% para los barrios Parque Garay, Roma, San Roque, Fomento 9 de Julio, Pro Adelanto Barranquitas, Jardín Mayoráz, Unión Trabajo, General Alvear y Sargento Cabral; 17% para el centro y zona de bulevares (incluyendo barrios como Candioti Sur, Siete Jefes y Guadalupe); y del 20% para unos poco contribuyentes sobre Bulevar, peatonal, costanera y el Puerto.

Con esto el Ejecutivo busca solucionar “distorsiones” y lograr una mayor equidad entre el valor de los terrenos según su ubicación y lo que pagan los vecinos que lo habitan en contraprestación a los servicios municipales de asistencia pública, alumbrado, barrido, riego, recolección de residuos, arreglo de calles y caminos rurales y conservación de espacios públicos, desagües, obras, entre otros.