Tras una denuncia, un chofer fue sometido a un test de narcolemia en la concurrida esquina de Alvear y Jujuy. Además no tenía la licencia habilitante. El auto fue secuestrado.

 

Un taxista que fue sometido a un control de narcolemia dio positivo y además no contaba con el carnet habilitante como chofer de servicio público, por lo que su coche fue retenido en pleno epicentro del movimiento nocturno de Rosario.

El control fue el sábado a la noche en la esquina de Jujuy y Alvear, muy concurrida a esa hora, luego de una denuncia al servicio telefónico 147, informó la Secretaría de Control y Convivencia municipal, que desarrollaba sus habituales tareas preventivas y de control vehicular.

El taxista estaba al volante tras haber consumido estupefacientes cuando fue sometido a un test de narcolemia que dio resultado positivo de cocaína. Además, no pudo acreditar la habilitación pertinente, por lo que el auto fue remitido al depósito municipal por parte del personal de la Dirección General de Tránsito.

“Mantenemos una presencia constante que permite advertir situaciones irregulares y así prevenir situaciones riesgosas en la conducción. Vamos a seguir controlando e insistiendo en el cumplimiento de las normas”, señaló la secretaria Carolina Labayru.