De la cima al silencio. Duffy, la cantante secuestrada, drogada y violada que llegó a ser comparada con Amy Winehouse. “No quería mostrar la tristeza de mis ojos”, explicó la artista que conmovió con su reaparición pública.

Hace más de diez años, las compañías discográficas se peleaban por poder firmar contrato con Aimee Anne Duffy (36). Pero poca gente recuerda el momento en el que ella era una de las artistas que más discos vendía en el mundo. Estando en la cima de su carrera, de un día para el otro, desapareció de la escena pública.

La cantante consiguió el éxito de la mano de su primer álbum. Rockferry se posicionó como el cuarto disco más vendido (más de 4 millones de copias) del 2008 por detrás de Coldplay, Amy Winehouse y AC/DC. Fue algo sumamente repentino, ya que la artista acababa de desembarcar en el mundo musical después de ser descubierta en 2003 en Wawffactor, un programa de talentos.

Antes del lanzamiento de Rockferry, el 3 de marzo de 2008, uno de los temas, Mercy, ya era número uno en descargas. Esto la convirtió en la primera cantante galesa de 25 años en lograr esa marca.

Después del estreno, fue invitada a varios programas de la BBC donde era presentada como una promesa de la música. Todo indicaba que a la británica le esperaba una larga carrera en el ámbito del soul. Quienes estaban empapados de música, se animaron a decir que la cantante era la próxima Winehouse.

Después de lanza su primer disco, Duffy era descripta como la futura Amy Winehouse. (Foto: AP).
Después de lanza su primer disco, Duffy era descripta como la futura Amy Winehouse. Foto: AP).

Rockferry consiguió cuatro galardones en los Brit Awards y se alzó con el Grammy al mejor álbum pop de 2009. A pesar de todos estos logros en tiempo récord, la cantante pasó al anonimato y pocos recuerdan su repentino estrellato.

Periodistas de La Vanguardia afirmaban que su distanciamiento de la música se debía al fracaso que tuvo Endlessly (2010) su segundo trabajo. El disco no pudo igualar los números de su álbum debut y tampoco recibió críticas satisfactorias.

Después de pasar varios años fuera de la esfera pública, la cantante hizo una conmovedora revelación a través de su cuenta de Instagram: “Fui violada y drogada y mantenida en cautividad durante varios días“.

Si bien la cantante no especificó cuándo o dónde ocurrió el hecho, ni si tomó acciones legales, esta sería la causa de su ausencia. “Muchos de ustedes se preguntaron que me pasó, a donde desaparecí y por qué”.

“¿Por qué no elegí usar mi voz para expresar mi dolor? No quería mostrarle al mundo la tristeza en mis ojos. Me pregunté: ¿cómo puedo cantar desde el corazón si está roto?”, escribió y agregó que pronto dará una entrevista donde responderá preguntas y brindará más detalles.

Durante casi una década, la artista eligió el perfil bajo y volcó su carrera al cine. En 2015 reapareció con la publicación de dos nuevos temas, Whole Lot of Love y Dear Heart, que sonaron en la película Leyenda: la profesión de la violencia, donde ella actuaba junto a Tom Hardy.

En 2017 sorprendió a los fanáticos con un un video en Youtube con una versión de I Put a Spell on You, de Nina Simone. Sin embargo, lo que parecía su retorno tuvo poca repercusión. Tal vez ahora, después de confesar su abuso y sentirse “liberada”, Duffy pueda retomar su carrera y demostrar por qué se la comparaba con Amy Winehouse.