Una mujer avisó a Prefectura sobre el hallazgo de un cadáver en el agua, a la altura de La Fluvial, donde se buscaba desde el lunes al joven Orellano.

Una mujer encontró sumergido en el río Paraná el cuerpo sin vida de una persona y ahora investigan si se trata de Carlos Orellano, el joven de 23 años que desapareció en La Fluvial el lunes a la madrugada tras haber ido a bailar al boliche Ming.

Cerca de las 15.10 una mujer avisó a la policía sobre un cadáver en el agua. Y la policía, a su vez, dio aviso a Prefectura.

El papá de Carlos, Edgardo, estaba en el lugar cuando divisaron el cuerpo pero no llegó a verlo y por lo tanto todavía no está confirmado que se trate del muchacho.

En el lugar trabajaban los fiscales Valeria Piazza Iglesias, que interviene en la investigación por la desaparición de Carlos, y Adrián Spelta. Otros dos fiscales tomaban declaraciones y seguían la pista de una demora en actuaciones policiales.

El cuerpo serán enviado al Instituto Médico Legal para determinar la causa de muerte.

Carlos Daniel Orellano fue visto por última vez el lunes a la madrugada. Había ido a bailar al boliche Ming que se encuentra en la zona y desde entonces no se supo más de él.

Su familia teme lo peor. Su papá sostuvo este miércoles en De 12 a 14 (El Tres) la hipótesis del homicidio. Dijo que Carlos fue sacado a los golpes del boliche por patovicas que luego lo arrinconaron contra una baranda. Aparentemente, el muchacho habría intentado ingresar al sector Vip de la disco sin autorización.

Luego, Carlos se habría caído al agua, pero no estaba claro si lo empujaron o si cayó inconsciente luego de un nuevo golpe.

Sin embargo, las primeras versiones hablaban de un posible suicidio. Esa madrugada una agente policial vio a un chico, que podría haber sido Carlos, muy cerca de la baranda.

El abogado de la familia Orellano, Salvador Vera, advirtió que esa mujer es la pareja de uno de los patovicas que habría sacado a Carlos del boliche, con lo cual, cuestionó su testimonio. Llamó la atención además sobre contradicciones entre los patovicas y los policías que esa noche hacían adicionales.