El Concejo Municipal analiza un proyecto para eliminar los sectores VIP en todos los boliches de la ciudad Rosario. La medida cobró relevancia luego de la muerte de Carlos Orellano, el joven que fue a bailar al boliche Ming y fue hallado muerto días después en las aguas del río Paraná. Bocacha, como lo apodaban, habría intentando ingresar al VIP de la disco de La Fluvial sin la pulsera que permite acceder a ese espacio.

El pibe de 23 años fue sacado por patovicas y policías que hacían adicionales y luego desapareció. A los dos días fue hallado muerto, flotando en el río. La Justicia analiza si hubo responsabilidad de la seguridad del lugar en el fatal desenlace.

En ese marco, el edil Eduardo Toniolli ingresó un proyecto al Concejo que propone eliminar esos sectores de los boliches. El texto,que lleva también las firmas de las concejalas Norma López, Gabriela Gómez Sáenz y la presidenta del cuerpo María Eugenia Schmuck, propone una modificación a la ordenanza 7.218 de espectáculos públicos, en relación a los artículos que reglamentan la actividad de las discotecas y confiterías bailables.

La iniciativa dispone “la prohibición de los sectores reservados a determinadas personas a las que se les pretenda dispensar un trato diferenciado o discriminatorio al resto de los asistentes”.

Además, da a los empresarios un plazo máximo de 60 días a partir de la sanción de la norma para adecuar las instalaciones y convertir todos los espacios en ámbitos de común accesibilidad para toda la concurrencia. En su defecto, la violación de lo dispuesto tiene previsto la clausura del comercio.

Toniolli considera que el filtro que determina el ingreso a este tipo de espacios “lleva implícito un mecanismo de discriminación que no siempre tiene que ver con lo económico, sino con un proceso de selección que los dueños de los boliches hacen de determinadas personas en función de algún aspecto estético que consideran que debe valorarse por encima de otros”.

“Todo aquello que apunte a eliminar no solo la violencia mas extrema, los riesgos que puedan correr en el disfrute de esa noche, sino también aspectos que tienen que ver con la segregación y la discriminación, puede ser un aporte a esa discusión macro”, analizó