Lo aseguró el doctor Jorge Lemus, ex ministro de Salud y referente en epidemiología. Explicó que no sirve como medida de contención. La clave: lavarse las manos y toser o estornudar en el ángulo interno del codo.

 

La confirmación del primer caso de Coronavirus en el país trae a la memoria aquellas imágenes de la epidemia de Gripe A de 2009, con la gente caminando por Buenos Aires con barbijos puestos en todo momento. Sin embargo, esa protección sólo ofrecería una sensación de seguridad sin ningún efecto concreto.

“El barbijo sólo lo tienen que usar las personas que están enfermas y en cuarentena en su casa”, aseguró a Clarín el doctor Jorge Lemus, ex ministro de Salud de la Nación y de la Ciudad, y director científico del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina.

Por el contrario, las principales medidas de prevención, explicó Lemus, “son lavarse las manos la mayor cantidad de veces posible, toser y estornudar en el ángulo interno del codo, y evitar el contacto con enfermos”.