23.6 C
Santa Fe
sábado 25 de septiembre de 2021

Inédito cacerolazo contra la inseguridad en Santa Fe

Foto: El Litoral

Te puede interesar

Es el primer antecedente en la ciudad en el cual unas 20 vecinales se movilizaron en forma simultánea en distintos puntos. Un clamor al unísono para vivir tranquilos y en paz.

El recordado ruido de las cacerolas que inauguró este siglo durante la crisis de 2001 en el país volvió a sentirse en la noche de este jueves en Santa Fe. Casi 20 años después, los vecinos cansados de padecer la inseguridad salieron a las calles a hacer escuchar su reclamo a las autoridades. Este cacerolazo quedará en la historia de la ciudad como el día en el que los vecinos se concentraron para reclamar por lo mismo en distintos puntos del casco urbano, a diferencia de las habituales concentraciones que suelen realizarse en la Plaza de Mayo.

 

 

Eran pasadas las 20 horas cuando el eco de las cacerolas resonó en una esquina, en la otra, y un poco más allá. Los vecinos con carteles en las manos le pidieron a los gobernantes una respuesta a su reclamo. Fueron cerca de 20 los puntos equidistantes donde hubo manifestaciones. Desde todos los puntos cardinales llegó el sonido de las cacerolas.

 

La protesta fue de vecinos autoconvocados a través de las redes sociales y de los miembros de las distintas vecinales de la ciudad.

“Se siente, se siente, el pueblo está presente”, tronaba el cántico de la ciudadanía al son del ruido de las cacerolas. “¡Seguridad, seguridad!”, era el clamor al unísono. Una vecina de Barrio Sur tomó la palabra:

“Queremos dejar dos puntos bien establecidos, antes de hacer el descargo por el que hoy nos hemos reunido: Tenemos una planilla con más de 11 mil firmas de vecinos autoconvocados de Guadalupe, y nos sumamos con todas las firmas que podamos, lo mismo hará el resto de los puntos de vecinos que están movilizados”.

 

 

 

Mencionó una cuestión central: “Quienes estamos acá somos vecinos autoconvocados hartos de la inseguridad. Toda esta movida se organizó en sólo 48 horas. Barrio Sur está hastiado y necesitaba visibilizar la angustia, el agobio y el miedo con el que vivimos a diario. Debemos aturdir a los funcionarios responsables que cobran sus sueldos, pero que no nos garantizan la inseguridad. ¡Tenemos que aturdirlos! ¡Están mudos y sordos!”, exclamó la vecina que oficiaba de vocera, y luego estalló un cacerolazo masivo. “Que venga el Ministro de Seguridad”, fue otro de los pedidos.

¿La paz y el orden, adónde están?

Marcelo, vecino de Bv. y Urquiza, consideró que el gobierno provincial que resultó electo “todavía no se enteró de que ganó”. No hay medidas (contra la inseguridad): pocos policías en las calle. Tendrían que tomar nota de esta movilización y cambiar un poco las cosas”.

Y Roberto Casabianca, de Guadalupe, consideró que por primera vez, la ciudad de Santa Fe ha dejado de ser ‘esponja’, “es decir, que se chupa todo lo que pasa”. “Esto —prosiguió— es un llamado de atención al gobernador (Omar Perotti), porque él habla de hartazgo: y sí, realmente hay hartazgo entre nosotros ante la falta de respuestas. Al mismo tiempo, le pedimos una audiencia hace 15 días y no recibimos respuesta”.

“‘Paz y orden’, había prometido Perotti en campaña”, recordó Casabianca. “No sólo logró nada de eso, sino todo lo contrario: hay menos paz y más desorden. Los niveles de violencia aumentaron tres veces. Es necesario tomar medidas de seguridad, para que los vecinos dejemos de estar viviendo entre rejas dentro de nuestras casas. A partir de esta movilización, tenemos mucha esperanza de que esto cambie”.

“Vivir en estado paranoico”

Graciela Pieroni, presidente de la vecinal Parque Garay y Eduardo Rodríguez (vecinal barrio Roma) coincidieron “en el cansancio, el hastío” que se padece. “No hay políticas serias en materia de seguridad. Esperemos que el gobernador vea que nos movilizamos, porque estamos cansados de ver que los delincuentes entren a la cárcel y salen como si nada. Esta movilización es una forma de decir basta”.

En Siete jefes, Fernanda —con su hijo Juan Sebastián, de tan sólo cinco meses) se sumaron a la movilización. “La situación es lamentable. Motochorros, entraderas, arrebatos, a cualquier hora. No podemos salir de nuestras casas, ni andar en bicicleta ni caminando, nos encerramos temprano. Es como vivir en estado paranoico, mirando para todos lados. Ya es algo que lo tenemos naturalizados, y esto es algo muy preocupante”. Pidió por más policías en las calles y que no haya más en circulación motos sin patente.

“Pérdidas de personas queridas”

Susana Spizzamiglio, referente vecinal de Fomento 9 de Julio fue enfática, como siempre, en su reclamo. Describió “la situación de robo y rapiña cotidiana que viven los vecinos, con testimonios dolorosos que incluyen pérdidas de personas muy queridas por las familias santafesinas” para explicar el fin de la convocatoria. Nos han convocado a hacer esta movida en distintos barrios de la ciudad, hay 33 vecinales que se van a reunir en distintos puntos para hacer sentir su voz a través de las cacerolas porque evidentemente no tienen una planificación en seguridad , tanto a nivel nacional, provincial como municipal”, dijo. Y pidió que que “se sienten en una mesa para ver qué van a hacer con esto, porque los vecinos están angustiados y han llegado a tener que acudir a las ollas”. Consideró esta situación como “lamentable porque las vecinales tendríamos que estar trabajando en cuestiones sociales o culturales pero nos tuvimos que abocar a esto por la situación de crisis que atraviesa a toda la provincia”.

“Volver a vivir en paz”

Inés Cerezola, de la vecinal Villa Setúbal expresó que “es una manifestación de todos los vecinos de Santa Fe, que estamos colmados de tanta inseguridad y tanta desidia de parte de quienes tienen que cuidarnos. Nosotros necesitamos y exigimos respuestas, pero respuestas con soluciones… porque respuestas vacías dan muchas, pero soluciones verdaderas nada. Y hoy los vecinos realmente no damos más. Estábamos acostumbrados a estar sentados en las veredas y ya no podemos, pero ni siquiera dentro de nuestras casas tenemos seguridad, ni siquiera así podemos sentirnos seguros. Ya ni las rejas ni nada nos protegen. Esto es el colmo y por eso esperamos soluciones inmediatas”.

Otra vecina, Ileana Alvarenga, reflexionó que “lo que está pasando se debe a las mezquindades políticas, la desidia que venimos soportando durante años,… cada uno se tira la pelota, no pueden trabajar en conjunto todos los órdenes de gobierno. Por eso estamos así por una falta de compromiso de la gente que tiene el poder de modificar las cosas”. Respecto a las respuestas que tendrían que dar las autoridades expresó:

“Creo que se tienen que poner a trabajar en conjunto y ojalá tengan la capacidad y estén a la altura de las circunstancias para poder dar ese tipo de respuesta. Tienen que trabajar todos juntos, políticos, policía, el poder judicial, los fiscales. Eso es lo que esperamos y deseamos. Queremos volver a vivir en paz y lo hemos dicho en más de una oportunidad. Y queremos saber de qué manera el vecino puede colaborar para que esto se termine”.

[comentarios]

Últimas noticias