Los acusados se quedaron en las cercanías del boliche para emboscar a Fernando. Un nuevo video que se dio a conocer en las últimas horas, donde se muestra la secuencia del ataque a Fernando Báez Sosa en manos de un grupo de rugbiers a la salida de un boliche en Villa Gesell, será utilizado por la fiscal Verónica Zamboni para probar que el crimen fue premeditado.

Las imágenes, extraídas de la cámara de un domo municipal ubicado en la cuadra donde sucedieron los hechos, muestra el momento en que Fernando y sus amigos son expulsados del boliche.

Si bien los rugbiers fueron sacados por otra salida distinta a la de Fernando y a pesar de que la policía intentó alejarlos del lugar, estos se quedaron cerca esperando. Una vez que vieron a los dos oficiales caminando hacia otra calle, los agresores aprovecharon para acercarse a la víctima.

La cámara del domo no alcanzó a tomar la brutal golpiza, aunque esta si quedó registrada por un testigo y por el teléfono de Lucas Pertossi, uno de los rugbiers imputados.

De esta manera, las nuevas imágenes servirían como prueba clave para demostrar la premeditación de los rugbiers, ya que se probaría que a Fernando lo emboscaron.

Mientras tanto, en las próximas semanas se esperan los resultados de la prueba scopométrica que determinaría quién de los ocho acusados fue el que llevaba la zapatilla de lona manchada con sangre.