Un bebé de 8 meses que se encontraba internado en grave estado en el hospital de Pediatría doctor Fernando Barreyro, de la ciudad de Posadas, Misiones, por ingerir frutos de ligustro que ingresaron por las vías respiratorias y se alojaron en un pulmón, murió ayer.

El pequeño Mateo había ingresado el pasado domingo 1 de marzo al Hospital Pediátrico y se encontraba en coma con asistencia permanente. Finalmente este jueves a las 16 horas los doctores constataron la “muerte encefálica” y a las 18.30 horas el deceso final del pequeño paciente.

Los voceros señalaron que el accidente ocurrió cuando el bebé jugaba con su hermano mayor en el patio de su vivienda del barrio Santa Lucía, en el oeste de Posadas.

En determinado momento, el bebé tragó frutas de un ligustrín, las cuales ingresaron por las vías respiratorias y se alojaron en el pulmón, indicaron las fuentes.

Mateo fue llevado de inmediato a un Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) donde sufrió un paro cardiorrespiratorio , por lo que le realizaron maniobras de reanimación.

Posteriormente fue trasladado al hospital Pediátrico donde falleció en la tarde de ayer por “asfixia de cuerpo extraño” , según el parte médico.