Un policía de Prevención Local de La Matanza fue asesinado a balazos cuando junto a su esposa, integrante de la misma fuerza, y sus tres hijos se retiraba de la casa de una pareja amiga. Antes de huir, los delincuentes robaron el arma y el auto de la víctima.

El crimen ocurrió el lunes en la noche en Paunero y Boulogne Sur Mer de la localidad bonaerense de Villa Madero. Mauricio Ezequiel Miño tenía 39 años, se encontraba de franco y vestido de civil.

Según fuentes policiales, el efectivo había ido con su familia a la casa de un matrimonio amigo para conversar sobre la compra de un terreno en la zona de Cañuelas.

Cuando estaba por retirarse, había puesto el auto en marcha y esperaba a que subieran su mujer y sus hijos de 3, 6 y 10 años. Miño fue sorprendido por tres delincuentes.

Aparentemente el policía quiso resistirse y les dio la voz de alto, momento en que fue atacado a balazos por los ladrones. Tras dispararle, los criminales le robaron su arma reglamentaria y escaparon en su auto, un Volkswagen Gol.

Miño fue trasladado de urgencia al Hospital Balestrini de Ciudad Evita, aunque llegó muerto a causa de las heridas de bala que había sufrido en la ingle, en una pierna y en el abdomen.

La investigación se encuentra a cargo de la Fiscalía Temática de Homicidios de La Matanza, que junto a efectivos de la Jefatura Departamental y la DDI de ese distrito trabajaban en la recolección de filmaciones de cámaras de seguridad privadas y municipales y otras pruebas para identificar a los asesinos.