“No están de acuerdo con todos los cambios que están proyectando en la AFA y prefieren dar un paso al costado”, confió una fuente de la entidad.

 

La bomba en la que está metida todo el fútbol argentino tuvo su eclosión en un edificio de Puerto Madero. Hoy al mediodía, renunciaron el CEO de la Superliga, Mariano Elizondo, y el vicepresidente de dicha entidad, Jorge Brito (también vice de River). Esto fue confirmado a Clarín por una fuente de la Superliga alrededor de las 12.30: “Hace 5 minutos, Elizondo presentó su renuncia indeclinable ante la Mesa Directiva de la entidad. Y acto seguido, Brito hizo lo mismo. No están de acuerdo con todos los cambios que están proyectando en la AFA y prefieren dar un paso al costado. Esto no significa que Elizondo presidirá la reunión del Comité que empieza ahora, a las 13″.

En un martes cargado de tensión con respecto al futuro de la Primera División del fútbol argentino, Elizondo y Brito ya no son la cabeza de la Superliga. Porque, al mismo tiempo que los dirigentes se dirigían desde la AFA hacia Puerto Madero para comunicarles a las autoridades la decisión de romper y unificar el poder en Viamonte; Elizondo y Brito presentaron sus renuncias indeclinables”.

Las idas y vueltas con el tema de los descensos (serán tres ahora y uno en la próxima temporada) son los motivos de las renuncias de ambos dirigentes. La nota fue recibida y aceptada por el resto de la Mesa Directiva. Y si bien la Superliga seguirá en funcionamiento hasta el final de la temporada que termina el 31 de mayo, deberá hacerlo con otras autoridades.

Los clubes, que este martes por la mañana desayunaron con Claudio Tapia en el edificio de Viamonte 1366, ya tomaron la decisión de formar un nuevo ente para la Primera División, que se llamará Liga de Fútbol Profesional y que estará bajo la órbita de la AFA. Falta definir qué hará River porque Rodolfo D’Onofrio aspira a una vicepresidencia del nuevo Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino. ¿Se la dará Tapia? Se verá…