La dirigencia sindical expresó en la Playa de Mayo que los maestros no serán “quienes paguen el ajuste”. Destacaron la unidad del frente gremial, y advirtieron que reclamarán sea cual fuere el gobierno de turno. Educación llevará una propuesta reformulada con la que espera resolver el conflicto.

 

Pasado el mediodía de este viernes, pocas horas antes del horario previsto para la paritaria, se conoció que el encuentro entre gremios y funcionarios provinciales quedó postergado para el lunes 16. El nuevo horario sería al mediodía.

La nueva reunión se da en un contexto de alta sensibilidad social a raíz de la pandemia de coronavirus que hasta plantea incertidumbre respecto de la continuidad del ciclo lectivo. Hoy mismo, en horas de la siesta y convocado por el ministro de Educación, Nicolás Trotta, se reunirá el Consejo Federal de Educación para definir si se suspenden o no las clases. La ministra de Santa Fe, Adriana Cantero, no asistirá a ese encuentro; la funcionaria ya habló telefónicamente con su par nacional, y confirmó -en cambio- su presencia en la reunión paritaria. Al cónclave nacional asistirá otro funcionario santafesino en representación de la ministra.

La marcha

En el mediodía de ayer, mientras Omar Perotti presidía un acto junto al ministro de Trabajo de la Nación puertas adentro de la Casa de Gobierno, afuera, unos quince mil maestros de toda la provincia inundaban la plaza 25 de Mayo para rechazar las ofertas esbozadas hasta aquí por el gobierno y exigir una propuesta que garantice una recomposición salarial, que permita ganarle la carrera a la inflación.

El discurso para cerrar el acto estuvo a cargo de Sonia Alesso, titular de Amsafe, quien reprochó las críticas que recibieron como sindicatos por la supuesta afinidad con el gobierno justicialista de Omar Perotti.

“Fortalecimos la autonomía sindical y nos vamos a plantar frente al gobierno que sea cuando haya una propuesta que no tenga que ver con nuestro reclamo”, sostuvo. “Estamos acá para decirle no al ajuste”, acotó, a la vez que celebró la unidad del frente sindical, ya que a su lado también había referentes de gremios que representan a la docencia privada.

“Lo que está en discusión -aseveró- es quién paga la crisis. No (están en discusión) los porcentajes del aumento, sino si somos los trabajadores de este sector los que vamos a pagar el costo la crisis. No vamos a pagar el ajuste con el dolor de cada uno de nuestros compañeros y compañeras. No podemos quedar por debajo de la inflación y queremos discutir criterios de actualización salarial, se lo llame gatillo o de otra manera”, planteó.

Finalmente, la titular de Cetera advirtió que “los maestros vamos a estar en las calles peleando” y pidió un aumento salarial que se ubique por encima de la canasta familiar. “No vamos a parar hasta que haya una propuesta que pueda ser considerada por los docentes y que esté por encima de la canasta familiar para no perder poder adquisitivo”, concluyó.

Migajas, no

Por su parte, Pedro Bayúgar, Secretario General del Sadop seccional Santa Fe, defendió también la posición de lucha aun con un gobierno de signo justicialista, y sostuvo que “las y los docentes no sólo no cambiamos de idea, sino que tenemos una profunda dignidad. No aceptamos migajas y lo expresamos públicamente. A los docentes no se los engaña y no se los puede condicionar con el voto o no voto de una ley”, sentenció.

En la misma línea, destacó que “las resoluciones no las tomamos los dirigentes sindicales; la política salarial es decisión de todas y todos los docentes que definieron hoy estar acá, colmando esta plaza. La masividad expresada en unidad le está diciendo al gobierno que tiene que apurar las cuentas y hacer una propuesta digna cuanto antes porque es necesario resolver este conflicto; de lo contrario, habrá lucha, lucha y más lucha”, concluyó.