El gobierno de Tierra del Fuego prohibió el amarre en el puerto de la ciudad de Ushuaia de un crucero proveniente de Chile con pasajeros que estuvieron en algunos de los países más afectados por la pandemia de coronavirus, informaron hoy fuentes oficiales.

El Ventus Australis, con capacidad para 210 personas, provenía de la ciudad chilena de Punta Arenas, y tanto los visitantes como la tripulación no cumplían con el requisito de haber estado embarcados 14 días antes de la llegada a puerto, medida fijada por las autoridades nacionales y provinciales para permitir el ingreso al país.

El presidente de la Dirección Provincial de Puertos (DPP) Roberto Murcia, detalló que el barco tenía previsto amarrar en Ushuaia a las 0.15 de hoy “pero se le comunicó al capitán que no se les permitiría desembarcar”.

Murcia recordó que además de los días consecutivos de embarcación, para atracar en Ushuaia los funcionarios sanitarios les exigen a las embarcaciones “cumplimentar con toda la documentación necesaria, entre ella presentar declaraciones juradas donde se detalla que las personas vienen en buenas condiciones. Esta documentación está firmada por el médico y el capitán”, aseveró.

Las restricciones a los cruceros turísticos están incluidas en el decreto de declaración de emergencia sanitaria dictado por el gobernador fueguino Gustavo Melella, que también suspende el ingreso de turistas por vía terrestre cuando provengan de países de riesgo declarados por el Ministerio de Salud de la Nación.

Por su parte, la ministra de Salud de la provincia, Judit di Giglio, precisó que a los turistas que están en la provincia “se les pide el autoaislamiento hasta que regresen a su país. Esta tarea la estamos coordinando con el área de turismo”.

En tanto, el presidente del Instituto Fueguino de Turismo (Infuetur), Dante Querciali, confirmó como otra medida de prevención, tomada desde la Administración de Parques Nacionales, el cierre del Parque Nacional Tierra del Fuego, uno de los sitios más visitados por turistas internacionales.

Melella también dispuso que a partir de mañana “todos los agentes del sector público que integren grupos de riesgo en relación al brote de Covid-19 quedan exentos de presentarse en sus lugares de trabajo”.

La medida incluye a embarazadas, personas inmunosuprimidas, con antecedentes respiratorios (asma, bronquitis crónica, etc) con antecedentes cardíacos, mayores de 65 años, con diabetes tipo 1 (insulino dependientes) y con insuficiencia renal.

Además, todos aquellos trabajadores estatales que regresen de países provenientes declarados de riesgo por el Ministerio de Salud de la Nación contarán con una “licencia excepcional que justifica las inasistencias por el plazo de 14 días desde que ingresan al país”.

Tierra del Fuego no posee pacientes confirmados de coronavirus, aunque se aguarda el resultado de análisis de seis casos sospechosos y una veintena permanece en aislamiento preventivo.