En el Hospital Cullen y el Iturraspe disminuyeron la cantidad de acompañantes por pacientes para evitar la acumulación de personas ante la pandemia del coronavirus.

 

El Hospital Cullen y el Iturraspe anunciaron que a partir de este martes se reducirán la cantidad de acompañantes y visitas de los pacientes atendidos en las instalaciones. En casos de personas atendidas en guardia, podrán ingresar junto a un acompañante sólo en casos necesarios. En tanto aquellos que son atendidos en Terapia Intensiva o salas comunes también podrán recibir una sola visita en un sólo horario habilitada.

Las nuevas medidas se pondrán en funcionamiento este martes para evitar la circulación de gran cantidad de personas en los hospitales ante la pandemia del coronavirus.

Cinco camas libres en el Cullen

En el Hospital Cullen decidieron cerrar la puerta de ingreso principal y dejar abierta al paso la guardia, de la misma manera en que funcionan los fines de semana. “Se trata de evitar que en el hospital circule quien no deba”, explicó el director del Cullen, Juan Pablo Poletti.

El hospital trabaja con el 90% de ocupación: tiene sólo cinco camas libres en la áreas críticas -de gravedad, como Terapia Intensiva-. “Si ahora hay un accidente en un auto que van tres personas y tienen que ser internadas, en 10 minutos nos cambia todo el panorama del hospital”, explicó el director. Es por esto que desde la institución dispusieron comenzar a atender rápidamente a los pacientes que están internados y necesitan realizarse intervenciones, para luego liberar camas.

“Por ahora el Ministerio de Salud no nos dio la orden de cancelar los turnos programados, pero para anticiparnos priorizamos los pacientes que están internados acá”, señaló Poletti. “Es importante destacar que la institución sigue trabajando normalmente, sin tener pacientes con coronavirus. Tenemos partos, heridos, diabéticos, viene el invierno y hay cuadros respiratorios, enfermedades pulmonares”, indicó.

En el Iturraspe

Desde la detección de los primeros casos sospechosos de coronavirus, los hospitales y centros de salud públicos se transformaron en espacios de constante movimiento, lo que perjudica al sistema de salud en general. El Comité de Infecciones del hospital Iturraspe recomendó a las autoridades del efector, reducir al mínimo la circulación de personas.

Las nuevas instalaciones sanitarias del norte de la ciudad cuentan con un área de aislamiento en la Guardia, como así también de otros cuatro puntos dispuestos en diferentes áreas para atender a pacientes con síntomas compatibles con el coronavirus. El subdirector del efector ubicado en avenida Blas Parera 8301, Adrián Berdini, aseguró que “la infraestructura está en condiciones y los profesionales preparados”.

No obstante, en plena emergencia sanitaria, el tránsito de personas en los centros de salud pública es constante e interfiere con el normal desenvolvimiento de los profesionales. Los especialistas infectólogos recomiendan disminuir la circulación en los hospitales. “Hay gente que circula buscando información o resultados de estudios, también hay gente que va a visitar a un familiar o conocido”, recordó el director del Hospital Iturraspe, Dr. Francisco Villano. “Se pide que las personas vayan exclusivamente para la atención de una situación puntual y determinada”, agregó.

“En el área de internación”, por ejemplo, “tratamos de limitar las visitas a un solo familiar por paciente así protegemos a los enfermos, al personal de salud y a los familiares que visitan”, relató Villano en diálogo con Aire de Santa Fe. Sin embargo, transmitir esto a la población puede ser difícil. “Hoy tenemos un sistema de vigilancia privada en el ingreso al hospital que está dando directivas. A veces hay personas que no entienden y se generan conflictos, pero el personal tiene que educar e informar a la gente sobre la emergencia sanitaria y la gente tiene que entenderlo”, señaló.