La negociación por el brasileño parece más complicada que la del argentino. La dirigencia blaugrana quiere contentar a Messi, incluso en medio de la cuarentena.

Barcelona tiene como objetivo contratar para la próxima temporada a los futbolistas Lautaro Martínez y Neymar, pero no sería sencillo cerrar ambos fichajes de gran nivel. Por lo pronto, la llegada del jugador argentino es más factible que el arribo del delantero de Brasil.

Según afirmó en su portada el diario Sport, “el Barça quiere a los dos pero sabe que será muy difícil cerrar ambos fichajes” y se estima que contratará al menos a uno de los dos, aunque las negociaciones se están llevando de forma paralela y tienen un denominador común: el club blaugrana propone incluir varios jugadores para abaratar el precio.

Barcelona había priorizado la operación para contratar a Martínez al considerarla más factible ya que los contactos con el Inter ya se habían iniciado y el futbolista ya expresó al club blaugrana su deseo de jugar en el Camp Nou junto a Lionel Messi.

Como consecuencia de la crisis en medio de la pandemia por el coronavirus se ralentizaron los contactos y la idea del club español es rebajar los 111 millones de euros de la cláusula de salida del argentino hasta con tres futbolistas, algo que el Inter de Italia debe evaluar teniendo en cuenta que le será muy complicado salir al mercado.

De todas maneras, habrá que ver hasta que punto el Inter estaría dispuesto a rebajar la cifra por Lautaro en un mercado que ha entrado en crisis con coronavirus mientras que del lado del Barcelona las finanzas no están en la mejor situación para afrontar traspasos millonarios, y el de Neymar podría irse a casi el doble que el del argentino.

El caso Neymar es diferente porque, si bien el jugador dejó en claro que quiere regresar al Barcelona, la operación es sumamente complicada y solo se puede abordar a través del intercambio de jugadores.

Según trascendió, si París Saint Germain acepta negociar, tasaría a Neymar en más de 160 millones de euros, por lo que el Barça debería incluir a alguno de sus cracks en el negocio y desde la entidad española tienen muy claro que es imposible hacer un pago multimillonario por el jugador brasileño ahora.