Equipos de la Municipalidad de Santo Tomé visitaron esta mañana una decena de establecimientos comerciales de la ciudad, con el objetivo de verificar el cumplimiento de las normas de higiene recomendadas en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Las auditorías estuvieron a cargo de la Dirección de Gestión Ambiental y Control Alimentario, a partir de las disposiciones establecidas por la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria.

Entre otros ítems, se inspeccionó el proceso de ingreso de los clientes, la presencia de dispensadores de alcohol en gel, el distanciamiento social entre las personas, la ventilación del local, las medidas de seguridad para los empleados y la higiene aplicada a los productos alimenticios y el establecimiento.

Medidas de prevención en supermercados

Como parte de este trabajo, también se recordaron las siguientes medidas de prevención del Coronavirus para propietarios y clientes:

– Disponer de lavamanos con jabón líquido y papel de secado de un solo uso, o dispensadores de alcohol en gel, tanto para personal como para clientes.

– Limpiar frecuentemente superficies, mostradores, cajas, maquinarias, barandas y picaportes, con desinfectantes.

– Extremar la higiene durante la manipulación de alimentos; evitar toser o estornudar sobre los mismos.

– Ventilar los ambientes asegurando el recambio de aire.

– Limitar la manipulación directa por parte de los clientes de los alimentos y utensilios. Utilizar material descartable.

– Mantener los alimentos protegidos en todo momento, dentro de exhibidores, envueltos en film o en envases cerrados.

– Limpiar los filtros y rejillas de los equipos de climatización.

– Mantener una distancia de seguridad de un metro o más con el resto de las personas.

– Evitar la aglomeración de personas. Obedecer las indicaciones del personal.