El director del nosocomio, Martín Almirón, aseguró que ya se tomaron todas las medidas de rigor para evitar que se propague la enfermedad. Hay otros 20 profesionales aislados.

Un grupo de 36 residentes alojados en el Geriátrico Provincial de Rosario tuvieron que ser aislados de manera preventiva al confirmarse que una enfermera de la institución contrajo coronavirus.

La información fue confirmada a “La Capital” por fuentes cercanas al área de Salud del gobierno provincial y luego profundizada por el titular de la institución, Martín Almirón, quien aseguró que la enfermera en cuestión “sólo atendió a 12 de los 36 residentes que se encuentran en la sala Santa Inés”, y que por el momento “están en buen estado de salud y no presentan síntomas”.

“La enfermera vino a trabajar el domingo a la noche, sin síntomas, y estuvo sola, pero teniendo en cuenta que en el otro efector donde trabaja -un sanatorio privado- había casos positivos”, señaló Almirón.

A su vez,aseguró que la profesional “trabajó con todas las normas de seguridad para no tener contactos con otras enfermeras y solamente atendió a doce abuelos, que hasta el momento están aislados en la sala Santa Inés y en buen estado de salud”.

También comentó que la institución decidió poner en cuarentena a 20 empleados para cumplir con todas las medidas establecidas en el protocolo vigente dispuesto por los gobiernos nacional y provincial.