Un remisero que tenía certificado para asistir a personas discapacitadas fue notificado en el barrio de Constitución por haber incumplido la cuarentena obligatoria por el coronavirus cuando se descubrió que en su auto transportaba más de 70 piezas de fiambre, también decomisadas, que no cumplían con la cadena de frío, informaron hoy fuentes policiales.

En un control de rutina, personal de la comisaría 1C de la Policía de la Ciudad detuvo en la avenida San Juan al 1400 un auto Peugeot 308 con dos personas, quienes mostraron sendos certificados para circular en el marco de las restricciones por la pandemia.

Fuentes policiales informaron a Télam que el certificado del chofer del vehículo, que resultó ser un remís, daba cuenta que el motivo del permiso era asistir a personas discapacitadas, niños y niñas, en tanto el del acompañante accedía a la autorización de movilidad ya que transportaba productos alimenticios.

Los oficiales revisaron el vehículo y hallaron en el baúl del auto, más de medio centenar de piezas de fiambres y chacinados sin la cadena de frío necesaria.

Ante la consulta al juzgado federal de turno, Julián Ercolini, se dispuso notificar al chofer del auto de la infracción al artículo 205 del Código Penal y del artículo 20/20 de la Ley 451 del Régimen de Faltas.

Además, el vehículo fue secuestrado y quedó a disposición de la Dirección de Infracciones del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En relación al acompañante, los oficiales se pusieron en contacto con la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas 15, a cargo de Andrea Scanga, que dispuso no adoptar medidas respecto de la situación del coronavirus por tener autorización.