Los futbolistas de la Bundesliga alemana se harán exámenes cada tres días para detectar contagios del coronavirus, a efectos de poder retomar el campeonato local, informó hoy la emisora televisiva MDR.

Las pruebas serían realizadas por el grupo de trabajo médico recién creado por la Liga Alemana de Fútbol (DFL).

En caso de verificarse un caso positivo no se enviaría a todo el equipo a cuarentena, sino sólo al jugador infectado.

Esta medida aceleraría la reanudación de los partidos de la Bundesliga, suspendidos mínimo hasta el 30 de abril. Los equipos deberían presentarse al partido si contaran con al menos 13 jugadores de campo y dos porteros disponibles, según la emisora.

La DFL no quiso, pese a todo, comentar nada sobre esta información de MDR, según consignó un despacho de la agencia alemana de noticias DPA.

Con nueve jornadas aún por delante, la DFL tiene por objetivo culminar el campeonato hasta el 30 de junio. A partir del lunes podrían reanudarse los entrenamientos, siempre que las autoridades sanitarias de Alemania lo permitan.

No obstante, Schalke 04 regresó hoy a los entrenamientos sobre el campo de juego, informó la agencia de noticias española EFE, en un formato reducido y con reglas para que los jugadores guarden entre ellos el protocolo de seguridad, como la distancia de 1,5 metros que piden a sus ciudadanos las autoridades alemanas.

Anteriormente ya habían vuelto al trabajo, con medidas similares, Leipzig y Augsburgo.

Bayern Munich rechazó esa posibilidad de entrenamientos, al alegar que como institución debía dar un ejemplo de reducción de contactos a los ciudadanos.