Investiga la Policía un abuso de armas ocurrido en la zona Noreste del ejido urbano. Por otra parte, se conocieron detalles de una persecución, disparos y ladrillos desde el techo de una casa, y de una balacera.

En la mañana de ayer, en nuestra sección online dimos a conocer que uniformados de la Subcomisaría 1ª acudieron a la calle Francia al 2400, habida cuenta de que una mujer de 37 años de edad manifestó que su hijo Brian T., de 15 años de edad, había ido a comprar a un kiosco sito en la esquina de las calles J.V. González y Arias, y que al regresar en inmediaciones del cruce de Francia y Arias escuchó disparos de arma de fuego.

De acuerdo a lo manifestado por el menor, los tiros provinieron desde la intersección de las calles España y Arias, donde observó a varios sujetos desconocidos ocultos detrás de unas plantas.

El pibe experimentó un impacto en una pierna cerca del tobillo, y ante los policías dijo que no fue él el centro del ataque.

Debido a la lesión experimentada, en una ambulancia fue trasladado hasta el Hospital Jaime Ferré, y posterior a una adecuada atención de la herida (presentó un orificio de entrada y salida del proyectil), fue dado de alta.

DISPAROS Y AGRESION A UNIFORMADOS 

En forma extraoficial, pero abrevando en fuente inobjetable, se conoció que en la madrugada del jueves 2 de abril cuando tres muchachos se hallaban en la esquina de las calles M. Brasca y J.P. López fueron observados por agentes de Policía que se trasladaban en un móvil.

En dicho escenario, quienes estaban incumpliendo una medida de orden nacional relacionada al aislamiento obligatorio de las personas en sus domicilios, para evitar ser abordados por los servidores de la ley se dieron a la fuga.

Dicha instancia motivó una persecución, y la misma incluyó disparos disuasivos,.
Así las cosas, los que huyeron en un momento se resguardaron en una vivienda, y desde allí arrojaron piedras y ladrillos hacia los servidores de la ley. En definitiva, los policías se retiraron del lugar en resguardo de su integridad física.

BALACERA CON ARMAS DE GRUESO CALIBRE 

En la madrugada de la jornada de la víspera, pobladores de un sector del barrio Jardín de nuestro distrito llamaron al 911, para hacer conocer que se escuchaban detonaciones de armas de fuego, presumiblemente de grueso calibre.

Sobre la balacera, en forma extraoficial trascendió que se habrían escuchado poco más de una docena de disparos, en momento en que en la ciudad no debía registrarse la presencia de personal alguna en la vía pública, debido a la vigencia de un aislamiento general y obligatorio.

De acuerdo a una versión, se llamó al 911 y la respuesta policíaca habría brillado por su ausencia.