Las tareas están coordinadas entre provincia y municipio. En Rosario se concentrará todo en el Hipódromo y cada localidad del interior definirá sus espacios. Destacan la ventaja que significó la cuarentena para dar tiempo a organizar la estrategia frente a la pandemia.

La capital santafesina contará con cuatro centros de aislamiento concebidos para alojar a pacientes con un cuadro leve de COVID-19 y que, por distintas razones, no puedan realizar la recuperación en sus domicilios. Estos cuatro espacios (en realidad son más pero fueron asociados en razón de su cercanía) posibilitarán descomprimir la tarea en los centros de salud. El trabajo de acondicionamiento está en pleno desarrollo, mientras se espera la evolución de las cifras de la pandemia.

Así lo explicó a este diario el secretario de Prácticas Sociocomunitarias provincial, Ignacio Martínez Kerz, quien destacó que los lugares establecidos “tienen una cercanía que permite montar una logística para funcionar como centros de aislamiento para enfermos leves que están en recuperación y no tienen condiciones óptimas para hacerlo en sus hogares”.

Uno por uno, los cuatro bloques son:

– El Club de Campo UPCN, que tendrá como punto de apoyo el Club de Campo de Asoem. Entre ambos concentrarán unas 260 camas, la mayoría en el primer espacio.

– La casa de retiro del Arzobispado (ubicado en calle Piedras) donde hay alrededor de 100 camas disponibles, junto con la Universidad Tecnológica -regional Santa Fe-, con una cifra similar de plazas, y el Centro de Educación Física N° 29 (de Avenida Galicia) con otras cien camas.

– El Club Atlético Unión y Macabi, que cuentan con espacios cómodos y vestuarios para funcionar con este objetivo.

– El Club Colón, el Roque Otrino y Cilsa; en este último tendrán prioridad personas con discapacidad motriz por sus condiciones de accesibilidad.

En todos los casos, el objetivo es “descomprimir el sistema hospitalario en lo que respecta a camas críticas y permitir que aquellas personas que requieran aislamiento puedan hacer su recuperación en otro lado”.

– ¿Estos bloques están pensados para personas que viven en condición de hacinamiento y que no pueden aislarse porque hay una sola habitación compartida en la vivienda?

– También para personas que no pueden estar solas o no tienen quien les lleve el alimento o no pueden estar en aislamiento en sus viviendas. No es solamente para personas de bajos recursos. Hay muchas situaciones que se pueden contemplar en ese universo y el Estado tiene preparada esta logística para responder de la mejor manera.

– ¿Cuándo estarán preparados estos bloques?

– Esto se está haciendo en Rosario en un solo lugar que es el Hipódromo, y se está repitiendo en cada municipio y comuna de la provincia. En Santa Fe ya tenemos dos lugares por donde arrancar que son los bloques uno y dos. Es importante remarcar que la cuarentena sirvió para que la provincia pueda reforzar el sistema de salud y contar con más tiempo para tomar estas medidas. El aislamiento social nos dio la posibilidad de ir fortaleciendo el sistema de salud. En este marco de situación se avanzó con la recuperación de varias camas de internación en el viejo Hospital Iturraspe que también va a ser utilizado en esta emergencia.