Si estás hecho un cuadro durante la cuarentena, que por lo menos sea de Murillo o de Picasso.

El teletrabajo y el telecole comparten estos días dependencias. Las oficinas y las aulas que millones de españoles tienen montadas en los salones o en las habitaciones de sus casas hace que los adultos estén más pendientes que nunca de las tareas de los niños, y que estos vean a sus padres al teléfono y respondiendo correos electrónicos como si estuviesen en sus verdaderos puestos de trabajo. Es el caso de Carmen Bernabéu, madre de una niña de 10 años a la que una de sus profesoras mandó visitar de manera virtual un museo, elegir un cuadro que le gustase y recrearlo en casa, a poder ser implicando a su familia. Entonces, madre e hija dieron vida a Frida Kahlo y a Diego Rivera en el retrato de ambos que hizo la pintora mexicana y que puede disfrutarse en el Museo de Arte Moderno de San Francisco.

“Hicimos todo con cosas que teníamos por casa, claro, porque no se puede salir: una falda de hace años, unas flores de un disfraz ibicenco… Incluso colocamos un pajarito, como el del cuadro, para que se pareciese lo máximo posible”, cuenta Bernabéu a Verne por teléfono. La profesora felicitó a ambas y la madre compartió el trabajo de clase a través de un grupo de WhatsApp que tiene con amigas de la época del instituto. Entonces todas se sumaron a una iniciativa que aunque desconocían que existía, ya se estaba dado en las redes: imitar obras de arte a partir de cosas que se tengan en casa. Así llegaron sus recreaciones de Mujeres en la ventana, de Esteban Murillo; La joven de la perla, de Johannes Vermeer; o uno de los retratos cubistas de Pablo Picasso.

Una de ellas, Carmen Martínez, no quería perderse el reto artístico que estaban haciendo sus amigas desde sus casas. Su hándicap era que al ser enfermera estos días pasa más tiempo en el hospital que con su familia, pero ello no le impidió hacer su propia recreación. Martínez eligió la obra Enfermera, de Emma Cano, y no le hizo falta mucho más, ya que el pijama sanitario verde y la mascarilla que presenta la protagonista de la obra original son sus prendas estrella estos días.

La profesora de la hija de Bernabéu no solo contagió de creatividad a su alumna, también a su madre y a sus amigas, que desde entonces continúan imitando cuadros y riéndose juntas cada vez que una comparte una imagen. Estas veinte amigas, que también tienen montado un pequeño club de lectura, no saben si el estado de alarma les permitirá verse el próximo 25 de abril, cuando tenían previsto comentar el libro que están leyendo ahora mismo, Intemperie, de Jesús Carrasco. Sus creaciones llegaron a las redes sociales gracias a Andrea Navarro, la hija de una de ellas, quien además participó recreando una obra de Murillo. En tres días el hilo en el que se publicaron los cuadros artesanales ha tenido 12.000 retuits y entre las casi 600 respuestas hay algunas que aumentan la colección de recreaciones:

 

De manera casi paralela, el Museo Getty de Los Ángeles retó a sus seguidores a que recrearan sus cuadros favoritos a partir de objetos que tuvieran por casa y que después lo compartieran por redes. Las mascotas son protagonistas de muchas recreaciones, como en la que aparece el perro de una seguidora como si fuese el de Camille, la mujer de Monet, el autor original del cuadro. También llama la atención los bodegones modernos con latas de atún y queso y las escenas en las que los niños se convierten en coyotes y luchan contra sus propios padres, que tratan de defenderse con una aspiradora.

 

Las cuentas de Instagram TussenKunstEnQuarantaine y Covidclassics también están compartiendo creaciones del mismo estilo. En CovidClassics se publicó la imagen de la pareja que imita el cuadro de Giovanni Arnolfini y su esposa, de Jan Van Eyck. Cómo la mujer de la foto recrea con un edredón verde el vestido del siglo XV y el embarazo de la protagonista original es algo que no ha pasado desapercibido por las redes.

Sin Salir del Salón es una serie de temas en los que contamos cómo nos mantenemos activos mientras estamos en casa en plena crisis por el coronavirus gracias a las iniciativas que se impulsan desde redes sociales: