Hubo 809 nuevas víctimas, la cifra diaria más baja de la última semana. Y los contagios siguen subiendo, pero más lentamente. De todas maneras, el Gobierno pidió al Congreso ampliar el confinamiento hasta el 26 de abril.

España es uno de los tres países más afectados en el mundo por el coronavirus. Sin embargo, en clima de tragedia y devastación en las últimas horas la pandemia parece darles un respiro a los españoles. Este sábado se conoció que hubo 809 nuevos fallecidos, la cifra diaria más baja de la última semana, que eleva el total de víctimas fatales a 11.744, mientras los contagios también aumentan a un ritmo menor, con 7.026 nuevos infectados, que elevan el total a 124.736.La cifra de fallecidos es notablemente inferior a la jornada previa, cuando se informaron 932, es decir, 123 muertos más que ahora.

Además, de acuerdo en el último balance del Ministerio de Sanidad español, del total de infectados por Covid-19, 57.612 necesitaron hospitalización, de los cuales 6.532 tuvieron que acceder a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), apenas 116 más que la jornada previa.

El dato que sigue alentando a las autoridades es el incremento de las altas médicas entre los diagnosticados, que ya son 34.219. No obstante el jefe de Gobierno, Pedro Sánchez, pidió al Congreso extender la cuarentena hasta el 26 de abril. “El Consejo de ministros del próximo martes solicitará de nuevo la autorización del Congreso de los Diputados para prorrogar, por segunda vez, el estado de alarma del 12 de abril hasta las 24 horas del sábado 25 de abril”, dijo en una teleconferencia que también se pudo seguir en las redes sociales.

La Comunidad de Madrid ha puesto este sábado a disposición de las autoridades sanitarias el Palacio de Hielo de Majadahonda, el tercer recinto de estas características habilitado en la región para acoger a fallecidos por el coronavirus desde el comienzo de esta crisis sanitaria. Fuente: EFE/D.SINOVA/COMUNIDAD DE MADRID
La Comunidad de Madrid ha puesto este sábado a disposición de las autoridades sanitarias el Palacio de Hielo de Majadahonda, el tercer recinto de estas características habilitado en la región para acoger a fallecidos por el coronavirus desde el comienzo de esta crisis sanitaria. Fuente: EFE/D.SINOVA/COMUNIDAD DE MADRID

El jefe de gobierno español indicó que así como la curva ascendente de contagios fue brusca, “no será más suave el descenso”. “Tenemos que seguir con la misma disciplina, solidaridad, responsabilidad y tenacidad”, pidió Sánchez, porque de no hacerlo se podría obtener “un resultado peor al de punto de partido”.

El dirigente eligió no hablar de fechas cuando le consultaron si el confinamiento podría ampliarse aún más, especialmente por el próximo Puente de mayo -los feriados que incluyen el Día del Trabajador- en el que suelen darse desplazamientos por todo el país. Pero aclaró que esta es solo “la primera etapa” de la lucha contra la pandemia.

“El estado de alarma no va a durar otros 15 días, va a durar otro tiempo más y dependerá del grado de cumplimiento pero van a ser más de 15 días. ¿Por qué no solicito un estado de alarma de más tiempo? Porque ya estoy creando un precedente y soy conciente de ellos. ¿Dentro de tres semanas habrá acabado todo? No, pero tampoco significará que tengamos el mismo grado de alarma por este sacrificio que nos autoimponemos. Esto es una transición: vamos a recorrer un pasillo, no a salir de casa. No nos podemos dar el lujo de dar ningún paso atrás”, explicó desde La Moncloa.

Sánchez agradeció también “el esfuerzo de todos” porque por eso empezaron a verse “los resultados”. “Ahora hay que doblegar la curva y empezar el descenso. Es muy precipitado responder a esta pregunta (de cuando se terminará la cuarentena) de manera explicita pero todo apunta a que estamos empezando a ver la luz al final del túnel en la derrota a la pandemia“, agregó con mayor optimismo.

Y pidió que Europa se una para combatir los impactos económicos y sociales que dejará la pandemia. “Europa no puede fallar esta vez, la respuesta hay que darla solidariamente entre todos para salvaguardar, proteger y dar una oportunidad. Podemos sacar lecciones de esta desgracia”, remarcó el presidente de España, al tiempo que señaló que aplicar un “fondo de desempleo europeo sería un éxito”.

En el último informe de este sábado se indicó que el repunte de los contagios fue de un 6%, el incremento porcentual diario más bajo desde que entró en vigor el estado de alarma y el confinamiento obligatorio de la población, el pasado 14 de marzo. Dos semanas después, se endurecieron las medidas y se suspendió toda actividad económica, excepto los servicios esenciales, con el fin de reducir aún más los contactos personales y la movilidad para intentar frenar la expansión de la pandemia, que esos días aumentaba a pasos agigantados.

Sánchez pidió moverse “con absoluta precaución”. “Estamos en la dirección adecuada pero no bajamos la guardia. Vamos a tener sucesivos estados alarmas en lo que dure la transición hacia la recuperación definitiva. Serán más duros o más flexibles en ese pasillo hasta que salgamos de la pandemia. Eso ocurrirá también con la movilidad de trabajadores y trabajadoras. Es un sacrificio enorme pero es muy necesario”, advirtió.

El objetivo principal del confinamiento es contener los contagios para evitar el colapso del sistema sanitario, especialmente en los lugares donde se produjeron los brotes más amplios, empezando por la Comunicad de Madrid, que concentra la mitad de los infectados, y siguiendo por Cataluña.