El presidente Alberto Fernández exteriorizó hoy su rechazo ante la idea de bajar los salarios de la administración pública, al tiempo que respaldó el proyecto que el diputado nacional Máximo Kirchner presentará mañana y que contempla un impuesto extraordinario para aquellas personas que entraron en el último blanqueo de capitales.


“No seamos hipócritas, son los que después nos llaman populistas a nosotros. No seamos demagogos y ganémonos nuestro sueldo como corresponde”, remarcó.

“Yo soy parte de un Gobierno de funcionarios que los llamás a las 7 de la mañana están y los llamas a la 1 de la mañana y están, y siempre tienen respuestas para todo”, continuó.
En esta línea, afirmó que todos los funcionarios de su Gobierno, a diferencia de los de la anterior gestión de Cambiemos, “viven de su sueldo” y ninguno tiene un salario “exorbitante”.

“Ninguno de esos funcionarios tiene empresas en el exterior, empresas offshore ni tiene empresas propias de donde sacan utilidades. Viven de su sueldo. Ninguno de ellos tiene un sueldo exorbitante ni yo tengo un sueldo exorbitante”, enfatizó.

Sobre el anuncio de los jueces de la Corte Suprema de que se bajarán un 25% sus salarios, dijo que le parece “muy bien” pero aclaró que no puede compararse con los sueldos más bajos que cobran, por ejemplo, los funcionarios del Poder Ejecutivo.

“Yo he visto que los jueces de la Corte han donado el 25% de sus sueldos, está muy bien. Pero quiero decir que el 25% del sueldo de un juez de la Corte es casi el sueldo del Presidente de la República”, diferenció.

“Yo reivindico la política, el servicio público que la política presta. Yo no voy a ser un hipócrita. Esa no es la solución que la Argentina necesita, la verdad no estoy de acuerdo con eso. Nunca me sumé a esa lógica”, sostuvo el jefe de Estado, rechazando la propuesta opositora de reducir los sueldos de los políticos en un 30%.

En este sentido, Fernández consideró que tiene “más lógica” exigir un aporte a los que más ganaron o se beneficiaron “por el blanqueo después de defraudar al Estado y no pagar impuestos”.

“Es mucho más razonable pedirles un esfuerzo a ellos que a Carla Vizzotti, que gana 150 mil pesos y está todo el día en la calle viendo cómo combatir el coronavirus”, afirmó en declaraciones a El Cohete a la Luna.

“La ley tiene una lógica mucho mayor que el proyecto de los que dicen demos algo de nuestro sueldo “, agregó.

De esta manera, Fernández se opuso tajantemente a la propuesta que días atrás le había enviado por carta el interbloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio para crear un fondo de emergencia constituido con el 30% de los ingresos de todos los cargos jerárquicos de los tres poderes del Estado.

Además, se refirió a los cacerolazos que se hicieron sentir en algunos barrios de la Capital Federal y del norte del Conurbano: “A mi las cacerolas no me afectaron en ningún momento”.

“A los que nos toca gobernar sabemos el momento que estamos pasando. No es un momento para tirar piedras, sino para sentarnos a pensar juntos soluciones”, resaltó.