Dolors Sala, la mamá de Pep, tenía 82 años y había dado positivo de Covid-19 hace unos días. El DT no podrá asistir al entierro debido a la cuarentena en Europa.

Dolors Sala tenía 82 años. Vivía en Manresa, Barcelona, junto con su marido Valentí. Ahí, a menos de diez kilómetros de Santpedor, donde dio a luz a sus cuatro hijos. El tercero fue el más famoso de todos: Pep Guardiola. Este lunes por la mañana, Dolors falleció a causa del coronavirus. Hace unos días había dado positivo de Covid-19. Si bien ya tenía otras patologías propias de su edad, este virus fue lo que la llevó a la muerte.

El Manchester City, a través de un comunicado que publicó en sus distintas redes sociales, confirmó la mala noticia para Pep. Un golpe duro para el entrenador pero más duro aún por las circunstancias. Debido al confinamiento vigente en Inglaterra, en donde vive, y en España, en donde vivía su madre, Guardiola no podrá viajar para despedirla ni estar presente en el entierro, que será en Santpedor.

Dolors era tejedora en una de las fábricas que poblaba la geografía de Santpedor antes de que llegara la crisis del rubro textil en la década del 70. Se casó con Valentí, un albañil de la zona con el que habían ido juntos al colegio. Luego, tuvieron cuatro hijos: Francesca, Olga, Pep y Pere. En realidad, al entrenador en su casa nunca le dijeron Pep. “Para nosotros siempre fue José”, contó su padre en una entrevista de hace unos años.

El mensaje de Pep sobre la cuarentena
Guardiola, hace unas semanas, había decidido donar 1.000.000 de euros a una Fundación de Barcelona para la compra de materiales sanitarios en el momento en que la pandemia comenzaba a azotar con fuerza a España.