“Mi idea no es trabajar exclusivamente sobre los que blanquearon”, explicó Carlos Heller, encargado de redactar el texto que busca presentar el oficialismo. El campo y los bancos, en la mira.

El jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, instruyó a sus legisladores a darle forma a un proyecto de ley para crear un gravamen sobre los grandes patrimonios en la Argentina, como los del sector agropecuario, el bancario y el farmacéutico, entre otros.

La idea se trabaja a contrarreloj y porque, para el oficialismo nacional, los argumentos son los expuestos por la situación que instaló la pandemia del coronavirus, donde se elevaron las exigencias sobre el Estado a pesar del desplome de los recursos.

Kirchner consensuó los lineamientos fundacionales de esa iniciativa con el diputado y titular de la presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, Carlos Heller, quien quedó a cargo de darle forma al texto que el oficialismo tratará de presentar la semana próxima para su tratamiento en el Poder Legislativo.

Pero el objetivo es ir más allá de lo expuesto por el presidente Alberto Fernández, quien el pasado fin de semana habló de gravar los recursos que surgieron a partir del blanqueo de capitales de 2017. Según explicó el propio Heller, la consigna que baraja para darle forma al texto es la de crear un impuesto sobre los grandes patrimonios, sin hacer diferenciaciones entre personas humanas o jurídicas.

“Mi idea no es trabajar exclusivamente sobre los que blanquearon. Para mí, eso es una referencia. Estoy pensando en una cosa mucha más amplia que tiene que incluir a los bancos, al sector agroexportador, a las cadenas de supermercados, a los grandes laboratorios”, adelantó el diputado, aunque aclaró que todavía por ahora esos son “títulos” porque todo dependerá del diagnóstico que se realice sobre “bases de datos” y de “los números” con los que se construirán los lineamientos y los argumentos del proyecto de ley.

Heller remarcó que el punto de partida se estableció durante una conversación que mantuvo el domingo con Máximo Kirchner. “Me pidió que me ponga a trabajar sobre la base de una serie de ideas que intercambiamos con él para desarrollar un proyecto, que es todo un trabajo y con las limitaciones de la cuarentena un trabajo más complicado aún, con la idea de tener la semana algún proyecto para ver cómo lo podemos tratar en la Comisión de Presupuesto y también esperando que la semana que viene haya alguna flexibilidad en la cuarentena que nos dé facilidad para este tipo de cosas y para otras”.

“Estamos hablando de una situación excepcional”, justificó el diputado del Frente de Todos en declaraciones a radio Metro, antes de manifestar que el proyecto tiene como misión central la de “crear un ingreso que permita atender una parte de las demandas no satisfechas que hoy están planteadas, en un país que llega a esta situación en crisis y que hoy vive, además, la caída de los ingresos fiscales por vía de la menor actividad económica”.

Al respecto, Heller puso en relieve “el notable aumento de los requerimientos de que el Estado se haga cargo de un montón de cosas que hoy no están resueltas” y que demandan respuesta ante la crisis que instaló el coronavirus. “Entonces, o generamos ingresos, o es magia”, planteó.

A modo de ejemplo, el fundador del Banco Credicoop indicó: “La riqueza declarada de los grandes patrimonios es de unos 220.000 ó 230.000 millones de dólares, de los cuales, 100 y pico corresponden al blanqueo, cerca de la mitad. Y nada más que como ejemplo, si sobre este monto pusiéramos una tasa excepcional del 2 por ciento, esto daría 4.000 millones de dólares, eso es el doble del todo el gasto del PAMI en todo el 2019, para ponerlo en contexto, para entender de qué se está hablando”.

También anticipó que la intención es que los recursos que se obtengan ya tengan un destino establecido en la misma ley. “Que no sea un impuesto que vaya a rentas generales, sino que sea un impuesto que va a dos o tres destinos concretos como mejorar el sistema sanitario, mejorar los sistemas de atención de los sectores más carenciados, los que necesitan comida para sobrevivir“, detalló.

Incluso, advirtió que en el nuevo canon no habrá excepciones. “Si ponemos una cuestión que todos los que tengan más de 20 millones de pesos de patrimonio pagan, porque van a estar excluidos los legisladores. No es porque sean legisladores, en definitiva, es por el patrimonio”, dijo, pero remarcó que ese monto de 20 millones de pesos que mencionó como base no imponible es solamente una referencia para plantear el ejemplo.

“Se debe hablar del 1 por ciento de la población como mucho. Esa es mi idea de trabajo. Hay una mínima proporción de empresas y personas que con una afectación mínima de todo lo que tienen pueden hacer un gran aporte y no nos meten en discusiones. Acá no se trata de afectar la vivienda de nadie, los pequeños patrimonios o ahorros familiares, ni por las tapas se me ocurre a mí pensar algo de eso, nada que ver”, concluyó.