Los decesos registrados en hospitales fueron 605, mientras que 228 fallecieron en geriátricos y centros especiales.

Francia ha sumado 833 muertes en un día por coronavirus, que elevan el total desde el principio de la epidemia hasta las 8.911, indicó este lunes el ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, citado por la agencia EFE

El país ha registrado desde el pasado 1 de marzo 6.494 muertes en hospitales, de ellas 605 en las últimas 24 horas, y otras 2.417 en residencias de ancianos y centros de dependencia. Si bien 228 de estas fueron anunciadas en la última jornada, ello ni implica que hayan tenido lugar durante ese período de tiempo. Inicialmente, Francia no reportó las cifras de decesos fuera de sus hospitales. Comenzó a hacerlo la semana pasada, y desde entonces las provee en base a la nueva información que recopila día a día, pero que no implica que los decesos hayan sucedido en las últimas horas.

Además, hay 7.072 personas en unidades de cuidados intensivos, 478 más en un día, recalcó el ministro, que dejó claro que las cifras demuestran que “el camino es largo” antes de poder dar por superada esta crisis sanitaria.

En total, el país suma más de 98.000 contagios desde el inicio de la pandemia, con 17.250 pacientes recuperados, además de los decesos. Es uno de los más golpeados del mundo por el avance de coronavirus, superado en casos sólo por Estados Unidos, Italia, España y Alemania. En cuanto a las muertes, se encuentra en el cuarto lugar de la lúgubre lista. El único de los países mencionados que registra menos es Alemania, con 1.612 muertes pese a la alta cantidad de casos positivos.

En otro pasaje de su reporte, Verán anunció el lanzamiento de una “amplia operación de detección” de casos de coronavirus en las residencias de ancianos y personas dependientes, fuertemente golpeados por la pandemia: del total de muertes, 2.417 corresponden a ese demográfico. Verán Indicó que la iniciativa implicará “examinar a todos los residentes y a todo el personal en cuanto aparezca el primer caso confirmado en el establecimiento”.

“Permitirá agrupar a los casos positivos en sectores expresamente dedicados […] y así evitar que otros residentes se contagien”, precisó.

Verán instó a su vez a los franceses a continuar respetando las medidas de aislamiento social, luego de que el buen tiempo de este fin de semana en ciudades como París haya dejado imágenes de calles más llenas de lo habitual desde el inicio del confinamiento.

Aseguró que el confinamiento “tiene un impacto visible en los territorios en los que el virus circula mucho” y no hacerlo aumentaría el riesgo de un colapso sanitario: “La presión todavía es muy fuerte, enorme en los hospitales, por eso digo que el confinamiento debe continuar. Es momento de estar en casa y seguir esforzándose”.

Las medidas fueron impuestas el 16 de marzo y si bien inicialmente se indicó tendrían una curación de 15 días, luego fueron extendidas en consonancia con la persistencia de la amenaza de la pandemia.

Para aliviar la presión de zonas particularmente afectadas, tales como las del Gran Este y la región de país, las autoridades sanitarias del país han acondicionado trenes de alta velocidad para trasladar pacientes con casos graves de coronavirus a zonas menos abrumadas. La administración del presidente Emmanuel Macron aseguró que la estrategia es “una primicia en Europa”.

Dos casos tuvieron lugar el pasado miércoles, cuando trenes de alta velocidad llevaron un total de 36 pacientes desde París a la región de Bretaña, en el oeste del país. Uno, con 24 pacientes, se dirigó a las ciudades de Saint Brieuc y Brest. El otro llevó los 12 restantes a Rennes.